Gerardo Morales será el nuevo presidente de la UCR

El gobernador jujeño habría llegado a un acuerdo con el sector “renovador” que conduce Martín Lousteau y conducirá el partido hasta el 2023.
Gerardo Morales

Tras una fuerte interna que provocó la fractura del bloque radical en Diputados, la Unión Cívica Radical acordó la nueva composición de sus autoridades. El gobernador jujeño Gerardo Morales será el nuevo presidente del partido a nivel nacional.

Según indicaron fuentes partidarias, hubo consenso en las últimas horas entre el sector más “tradicional” que respalda a Morales, y el sector UCR-Evolución, minoritario en el partido, que comanda Martín Lousteau y que se separó del bloque radical en la Cámara baja.

Desde el mediodía comenzaron a llegar al Comité Nacional del partido, sobre la calle Alsina de Capital Federal, los 94 delegados de todo el país habilitados para votar esta tarde.

Morales reemplazará a Alfredo Cornejo al frente del partido. El senador Lousteau se quedará con la vicepresidencia segunda. La primera vicepresidencia del partido le corresponde a una mujer, cuyo nombre y sector están todavía por conocerse, al igual que las vocalías y secretarías. El acuerdo marco alcanzado por las dos principales figuras de la pulseada radical allanó el camino para la votación.

El sector de Lousteau había amenazado con judicializar la elección de este viernes, al cuestionar la legitimidad de los mandatos de algunos de los delegados, sobre todo aquellos de las provincias intervenidas o los que consideraban que tenían el mandato vencido.

Sin embargo, estos cuestionamientos habrían sido dejados a un lado en el acuerdo por elegir a Morales como titular de la UCR y ceder cargos partidarios al sector de Lousteau.

La pelea entre Morales y Lousteau llevaba varios meses y generó tensiones durante la campaña para las elecciones legislativas, tras lo cual llevó a la ruptura del bloque de diputados nacionales de la UCR

El sector de Evolución armó una bancada propia, dentro de Juntos por el Cambio, en rechazo a la decisión del partido de ratificar a Mario Negri como titular del bloque radical, que contó con el apoyo de Morales.

Mientras que el senador nacional reclamaba una renovación en el partido, el gobernador jujeño llegó a acusarlo de ser “un empleado del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta” para “dividir al partido”.

En el entorno de Lousteau siempre negaron la posibilidad de generar un ruptura en la UCR, pero la tensión fue tal que, en la primera reunión que mantuvieron los popes radicales tras la ruptura del bloque, con Morales casi terminan a los golpes, en medio de gritos y reproches.

Te puede interesar