La Justicia condenó a prisión a dos manifestantes que atacaron el Congreso en 2017

País 08 de noviembre de 2021
Se trata de César Arakaki y Daniel Ruiz, acusados de agredir con piedras y palos a agentes policiales en diciembre de ese año.
Incidentes en el Congreso

Este lunes, en el juicio oral y público que se realizó en los tribunales de Comodoro Py, fueron condenados a prisión efectiva César Arakaki y Daniel Ruiz, los dos manifestantes acusados de agredir con piedras y palos a la Policía y atacar al Congreso Nacional en diciembre de 2017, mientras se discutía del proyecto de reforma previsional impulsado durante el gobierno de Mauricio Macri.

Arakaki y Ruiz fueron acusados por los delitos de intimidación pública y atentado agravado y condenados a tres años de prisión de cumplimiento en efectivo.

La audiencia tiene horario de inicio a las 14 horas. El juicio está a cargo del juez Javier Feliciano Ríos, del Tribunal Oral Federal 3, que actúa como tribunal unipersonal. Arakaki y Ruiz tendrán la posibilidad de decir sus últimas palabras. Aunque todo el proceso se hizo vía virtual debido a la pandemia de coronavirus, durante la lectura de la sentencia los acusados estarán presentes.

Los hechos que son juzgados:

Los hechos que se juzgan ocurrieron el 18 de diciembre de 2017 en la plaza de los Dos Congresos mientras la Cámara de Diputados debatía la ley de reforma previsional. Partidos políticos y organismos de derechos humanos se movilizaron contra la ley. Sin embargo, se originó un enfrentamiento con la Policía, en el que los manifestantes atacaron con piedras y palos a la fuerzas de seguridad, la cual actuó ante el ataque.

Asimismo, todo el episodio quedó registrado en las cámaras de los medios de comunicación y se iniciaron causas judiciales contra los manifestantes y agentes de la Policía.

Arakaki y Ruíz fueron identificados y detenidos. En noviembre del 2019 los militantes comenzaron a ser juzgados. En el juicio el fiscal federal Juan García Elorrio los acusó y pidió que sean condenados.

Arakaki, del Partido Obrero, fue acusado de intimidación pública, atentado contra la autoridad y lesiones en agresión contra el Policía de la Ciudad Brian Escobar quien fue herido gravemente en la cabeza por una piedra en aquella jornada, cuando cumplía funciones como infantería del Grupo Antimotines de la policía. Tuvo una fractura del hueso temporal del cráneo y por las agresiones perdió la audición en el oído izquierda.

Para el fiscal las imputaciones se comprobaron con las imágenes, es así que solicitó que Arakaki sea condenado por esos delitos a tres años y cuatro meses de prisión.

Respecto de Ruiz, del Partido Socialista de los Trabajadores Unificados, la Fiscalía pidió una condena de tres años por los delitos de intimidación pública y atentado contra la autoridad por haber disparo explosiones con un artefacto atado a un palo.

Por su parte, la defensa de los acusados, Martín Alderete, abogado de Ruiz, y Claudia Ferrero y Liliana Alaniz, defensoras de Arakaki, pidieron sus absoluciones el 1° de noviembre. Durante la lectura de sus alegatos, la abogada Ferrero protestó por la acusación del fiscal, a la vez que manifestó que era injusto que acusaran a Arakaki por haber arrojado una piedra al policía Escobar, ya que él no fue el autor de dicha agresión.

Además, la abogada estimó que “hay una desigualdad ante la ley y una visión clasista de la Justicia, que quiere aleccionar con esta causa contra futuras movilizaciones, contra las reformas jubilatorias y las reformas laborales por venir”.

Cabe destacar que la violenta jornada del 18 de diciembre de 2017 dejó más acusaciones. Tal fue el caso de los militantes-Mariano Stansiola y Dimas Ponce-quienes evitaron ir a juicio porque acordaron una probation para hacer tareas comunitarias y evitar el proceso.

En tanto el único policía que fue procesado y enviado a juicio oral, fue Dante Barisone, quien integraba la División Operaciones Grupo Motorizados de la Federal, y acordó una pena de tres años de prisión por lesiones graves calificadas por el abuso de su función como policía y lo inhabilitó para ejercer cargos públicos por seis años. De tal manera estuvo preso hasta fines de 2019, y actualmente se encuentra con libertad condicional.

El famoso “Gordo del mortero”

Asimismo, el detenido más famoso de esa jornada donde, según Cambiemos, se arrojaron 14 toneladas de piedras sobre la plaza del Congreso, es Sebastián Romero, a quien se lo conocía como “el gordo del mortero”, ya que en las imágenes se lo ve con esta arma casera apuntando contra la policía.

Romero estuvo prófugo de la justicia dos años y medio hasta que en mayo del 2020 fue detenido en Uruguay y extraditado al país. Estuvo preso hasta que fue liberado.

Poco después se presentó como candidato a senador en las PASO. Su defensa pidió una probation para hacer tareas comunitarias pero el fiscal García Elorrio se opuso y solicitó que sea juzgado.

Te puede interesar