Una chica de 16 años parece de 50 por un trastorno genético

Más Noticias 11 de octubre de 2021 Por Susana Dicastro
En dos años, su rostro y aspecto físico cambiaron notablemente. Dejó de relacionarse con amigos y su estado de salud puede empeorar.
Reizel Calago

Reizel Calago tiene 16 años y su vida es un calvario por una rara e inusual enfermedad. La adolescente sufre de progeria, un trastorno genético que provoca el envejecimiento de niños y jóvenes. Una vez que se presenta, avanza de forma progresiva y constante. Las marcas en el rostro y arrugas están tomando cada vez más fuerza en Reizel, pero también sufre dolores en la espalda y articulaciones, algo que se presenta habitualmente en personas adultas mayores.

En una entrevista con el programa Kapuso Mo, de la reconocida periodista y presentadora asiática Jessica Soho, la adolescente y su madre explicaron el calvario que están atravesando desde hace dos años, cuando empezaron los primeros síntomas de progeria. Todo inició con un sarpullido en todo el cuerpo y luego de esto, Reizel notó la aparición de arrugas en la zona abdominal, brazo, cuello y rostro.

“Es doloroso cuando me dicen que mi hija parece mayor que yo. A veces me la imagino cuando sea mayor y veo lo hermosa que podría ser”, manifestó su madre.

La adolescente participaba de concursos de belleza, pero ahora no quiere ver ni a sus amigos por las burlas y críticas que recibe.

La incomodidad de Reizel con su enfermedad la llevó a aislarse. “Me preguntan por qué mi aspecto envejeció. No les respondo porque tampoco sé qué pasó. No culpo a mis padres porque ellos tampoco lo saben”, contó la joven angustiada.

La mutación genética que sufre la protagonista se presenta de forma aleatoria, independientemente del género, costumbres y cuestiones hereditarias. Habitualmente, los síntomas se manifiestan durante los primeros años de vida (aunque también es casual que surjan en adolescentes, como pasó con Reizel). Los especialistas no lograron encontrar cura para la enfermedad, pero los medicamentos pueden aliviar síntomas y pausar o retrasar el avance de la progeria.

El pronóstico no es alentador

Frente a tanta incertidumbre generada los primeros meses, un endocrinólogo confirmó el diagnóstico y detalló que actualmente hay 200 casos en todo el mundo. El pronóstico no es alentador según el profesional de la salud, ya que la familia debe estar a la expectativa de nuevos inconvenientes: “Uno de los problemas que podría generar la enfermedad es el ataque al corazón, la insuficiencia cardíaca o el aumento del riesgo de accidente cerebro vascular”.

Los medicamentos y las visitas frecuentes a distintos doctores provocaron un desfasaje económico en la familia, ya que los tratamientos son muy costosos.

Te puede interesar