Diego Boneta volvió a convertirse en Luis Miguel

Espectáculos 02 de septiembre de 2021 Por Susana Dicastro
Una foto de las grabaciones se hizo viral y los fans están expectantes. Días atrás se habían conocido los nombres de los actores que se sumaron al elenco ya conocido.
luis miguel

Los aficionados de la serie de Luis Miguel estaban preocupados por el destino de Diego Boneta, ya que días atrás se confirmó que el músico y actor Carlos Ponce se sumará a la tercera temporada en el papel de Miguel “adulto”. Sin embargo, una imagen que se filtró en las últimas horas muestra al protagonista nuevamente caracterizado, como pasó en las dos temporadas anteriores.

La foto se hizo viral rápidamente y generó expectativa, ya que todavía no hay una fecha de estreno oficial. Desde la cuenta de Instagram de la ficción dieron a conocer algunos nombres que se sumarán a esta nueva entrega de la historia que conquistó al público y hubo sorpresas.

Mariah Carey será personificada por Jade Ewen, una artista británica de ascendencia jamaiquina. Plutarco Haza interpretará a Humberto, Alejandra Ambrosi a Karla -que en realidad es Aracely Arámbula, la exesposa de Luismi-, Miguel Rodarte como Daniel, Antonio Mauri será Julián, Sebastián Zurita hará de Alex en la adultez, Carlos Ponce será Miguel en su versión adulta -se trataría de uno de los íntimos amigos del Sol y no el cantante como se comentaba en las redes-. El último nombre que se conoció fue el de Mauricio Abad, que fue seleccionado para ser Sergio, el hermano menor del intérprete de “Hasta que me olvides”.

Según informó la revista Quién, la serie continuará con las dos líneas de tiempo, por lo que se podrá ver cómo reaccionó el popular cantante luego de recibir las fotos románticas de su hija junto a su mánager paseando por España. Sin dudas también se conocerán en detalle todos los conflictos de su etapa adulta. ¿Mencionará a sus hijos varones y el problema legal con su exmujer?

En su última nota con TN Show, Diego Boneta reconoció que era un desafío muy grande interpretar dos versiones del ídolo musical. “Para mí, lo más importante era que se sintiera una diferencia entre ambos: una voz, un cuerpo y una energía distinta. Son más o menos diez años de diferencia entre la versión de los 90 y la de los 2000, pero un año en su vida son como años de gato, son como treinta. Era muy importante que se notara y se sintiera eso”, sostuvo.

Por último, mencionó que grabar en pandemia no fue nada sencillo, pero supieron hacerlo lo mejor posible: “Fue una locura. La verdad es que estoy muy orgulloso de toda la producción porque hubo un cuidado, una disciplina y una consciencia enorme. Fue sangre, sudor y lágrimas. Costó mucho. Este es un trabajo en equipo y esto no hubiese sido posible sin el gran compromiso de mis compañeros”.

Te puede interesar