Escándalo por el supuesto faltante de oxigeno en el Malbrán: JPC evitó la sanción a Hugo Ávila

Ahora será la Comisión de Asuntos Constitucionales la que resolverá su futuro.
Hugo Avila 1

En una maratónica sesión de nueve horas, la Cámara de Diputados se hizo eco de la denuncia pública del diputado Hugo Ávila (FUC), quien el fin de semana se presentó en el Hospital Malbrán y aseguró que tenía información sobre un supuesto faltante de oxígeno para los pacientes COVID.

La actitud fue repudiada por el oficialismo, que tildó de irresponsable, inescrupulosa y circense la “puesta en escena” del diputado, al que además catalogaron como “carancho”. En ese sentido, si bien no hubo una defensa contundente por parte de los diputados de JPC, gracias a los votos negativos de ese interbloque Ávila logró que la cuestión de privilegio que le plantearon sea finalmente debatida en comisión.

La cuestión de privilegio fue planteada por Verónica Mercado en el cierre de la sesión, al cuestionar la “inmoralidad” y el abuso de los privilegios de Ávila como legislador. Sin embargo, a la hora de la votación, el oficialismo solo consiguió la mayoría absoluta y el tratamiento de este planteo fue girado a la Comisión de Asuntos Constitucionales. Las fuerzas de la oposición votaron en contra de la cuestión de privilegio, con lo que Ávila pudo evitar una sanción o expulsión ayer en la sesión.

Fue Juan Denett el que inició el debate, al sostener que con su accionar del domingo a la noche “Ávila cruzó los límites, generando pánico  y sin pensar en la angustia de las personas que esperan el parte diario de la salud de sus familiares. Quiso generar miedo y zozobra con un tremendo acting. ¿Hasta qué punto vamos a tolerar estos shows electorales?”, recriminó Denett.

De inmediato Ávila recogió el guante y reiteró sus dichos publicados en la edición de ayer, al considerar que tanto el Hospital Malbrán como el San Juan Bautista necesitan “uno o dos tubos más de oxígeno para no estar pendientes de la llegada del camión”. 

“Basta de defender lo indefendible, es inaceptable que se cuestione a un diputado por ejercer su rol de contralor. Tienen que saber que la crítica también sirve, que las sugerencias de la oposición son buenas. El Gobierno está cometiendo muchas arbitrariedades”, lanzó Ávila.

El presidente de la Comisión de Salud, Ramón Figueroa Castellanos, se sumó a las críticas al señalar que lo de Ávila “superó cualquier película de ciencia ficción”. “Una puesta en escena catastrófica, patética, so pretexto de un supuesto mensaje que denunciaba falta de oxígeno. Se superaron todos los límites, hemos violentado las garantías de los pacientes y sus familias. Estos hechos hacen un daño intangible a toda la comunidad”, repudió el médico.

A la crítica se sumó Mónica Zalazar, que tildó de “negacionistas” a los legisladores opositores, los responsabilizó por “atrasar el plan de vacunación”, y dijo que lo de Ávila “ronda la peligrosidad”. “Hay como problemas psicológicos, quiere estar en todas partes”, lanzó.

La presidenta de la Cámara, Cecilia Guerrero, señaló que lo que ocurrió el domingo “evidenció el oportunismo más perverso que hacía mucho tiempo no se veía”. “El sentimiento es de indignación y rechazo, pero también de preocupación y dolor. Ávila manifestó un desinterés total por la tranquilidad de las familias que esperan el retorno de un familiar al hogar. Lo que sucede con los que caranchean y son herederos de la vieja política es que no se dan cuenta de que le faltan el respeto a los catamarqueños”, lanzó.

Postura de la oposición

El diputado Francisco Monti (UCR), por su parte, evitó entrar en el debate sobre la situación de Ávila en particular, pero consideró que “gobernar no es solo hacer sino también explicar e informar claramente sobre lo que sucede”, y señaló que “linchar al cartero no es la vía”. “Es grave que se avance con una denuncia en el fuero penal por cualquier tipo de opinión que emita en el ámbito de sus funciones”, dijo.

Para Monti hay “niveles de zozobra y enojo de la gente que requieren templanza y cordura de quien tiene la responsabilidad de gobernar. Es legítima la discusión política, pero tenemos que afirmarnos en los hechos y no en relatos”, remarcó. 

Fue Juana Fernández la que pidió “dejar a un lado este circo romano y trabajar en conjunto”, aunque igualmente reconoció que hubo “falta de transparencia con los recursos públicos”. “Tengamos criterio y seamos humanos. Este circo romano debe parar en función de lo que implica la responsabilidad política del ahora de cada uno de los legisladores”, insistió y pidió a sus pares que en las sesiones tengan “una actitud distinta”. “Basta de carteles y la puesta en escena”, lamentó.

El Ancasti

Te puede interesar