Estados Unidos compró 500 millones de vacunas Pfizer para compartir con el programa Covax

Mundo 09 de junio de 2021 Por Susana Dicastro
Por ahora, la Argentina no puede recibir las dosis de ese laboratorio porque no llegó a un acuerdo en la negociación bilateral con la farmacéutica.
Vacuna Pfizer

Estados Unidos compró 500 millones de vacunas contra el coronavirus a Pfizer para compartir con el programa mundial Covax el próximo año. Por ahora, la Argentina no puede recibir las dosis de ese laboratorio porque no llegó a un acuerdo en la negociación bilateral con la farmacéutica.

El presidente estadounidense, Joe Biden, realizaría el anuncio este jueves, como parte de su “plan estratégico global de vacunación”, según anticipó este miércoles el diario The New York Times y The Washington Post. El mandatario confirmaría la decisión desde el Reino Unido, donde aterrizará esta noche para participar, desde el viernes, de la cumbre del G7.

El mecanismo Covax, un fondo global para el desarrollo y la adquisición de vacunas cuyo objetivo es garantizar la distribución equitativa de éstas en el mundo, envió hasta inicios de junio 77 millones de dosis a 127 países, de los cuales casi 2 millones -de la farmacéutica AstraZeneca- están contribuyendo a impulsar el plan de vacunación en la Argentina.

Covax trabaja con un conjunto de organizaciones como la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante las Epidemias (CEPI), la Alianza Mundial para las Vacunas e Inmunización (GAVI), Unicef, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El objetivo del mecanismo para 2021 es asegurar la entrega equitativa de vacunas para el 20% de la población de los países participantes en todo el mundo. En la actualidad hay 190 países que integran el mecanismo, subdivididos en dos grupos, los que se autofinancian (naciones de ingresos altos o medios altos) y los que necesitan el financiamiento que genera Covax (los más vulnerables).

La polémica en torno a la relación de la Argentina con Covax estalló la semana pasada luego de que Santiago Cornejo, el director del mecanismo para América Latina, afirmara que el Gobierno de Alberto Fernández pidió no recibir vacunas contra el coronavirus desarrolladas por Pfizer. Vizzotti y el Ministerio de Salud salieron rápidamente a cruzar a Cornejo y aseguraron que “es falso” que el país haya rechazado las vacunas de Pfizer. Pero un documento del propio ministerio confirma que la Argentina podía elegir las vacunas de Covax.

Como la Argentina no llegó a un acuerdo con Pfizer en la negociación para recibir vacunas de forma directa, el país tampoco puede recibir las dosis que fabrica la farmacéutica a través del mecanismo Covax, a pesar de que la vacuna fue aprobada por la ANMAT y el país participó de las pruebas clínicas. Esto será así al menos hasta que haya un arreglo respecto de las condiciones del contrato.

A principios de junio, Estados Unidos anunció que donaría seis millones de dosis a América Latina, y que se incluirían las vacunas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson en el reparto. La Argentina tampoco podría recibir las dosis de Moderna y Johnson & Johnson porque no fueron aprobadas por la ANMAT.

El Gobierno Nacional también confirmó que decidió adquirir la “cuota mínima” de vacunas que puede recibir cada país por el mecanismo Covax. El argumento del Ejecutivo lo dio el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, la semana pasada en su exposición en el Senado. El jefe de ministros justificó la decisión en una relación de “costo-beneficio” y dio a entender que tuvo que ver con el riesgo de pagar u$s 60 millones sin garantías de entrega.

Te puede interesar