12 uvas y 12 deseos: ¿qué significa esta particular tradición?

Sociedad 31 de diciembre de 2020 Por Susana Dicastro
Las uvas se deben comer a medianoche. La tradición nació en España y hay dos teorías de su creación.
Uvas de fin de año

Una de las tradiciones más comunes de fin de año es comer 12 uvas y pedir 12 deseos de cara al año entrante. Esto se realiza el 31 de diciembre a la noche, en Nochevieja, para invocar buenos deseos.

Si bien la tradición empezó en España, fue adoptada por muchos países de América como Argentina, México, Perú, Venezuela, Chile y Colombia ¿Pero como nació el ritual?

Teoría de la cosecha

No se sabe con exactitud su origen, pero las teorías más fuertes datan de 1909 en España, cuando los productos de uva de Alicante tuvieron un excedente de uvas blancas de la variedad típica del lugar, llamadas Aledo.

Esto hizo que la fruta sea muy vendida en la época de las fiestas y, además, los mercantiles engañaban a las personas diciendo que comer 12 uvas traía suerte. Solo para generar más ventas.

Teoría de la burguesía

Algunas investigaciones periodísticas afirman que la clase alta de la sociedad francesa y alemana tenía la costumbre de comer uvas con vino blanco, como un aperitivo sofisticado, y la sociedad española quiso imitarlas.

En este sentido, la clase más baja de España hizo una parodia de esa actitud: se juntaban a comer 12 uvas con vinos espumantes para reírse de la clase alta.

"Poco tiempo después, esta costumbre fue adoptada por ciertos madrileños que iban a la Puerta del Sol para oír las campanas de la medianoche y, muy probablemente con ironía o como burla, comer uvas al igual que la clase alta", dijo el periodista Jeff Koehler en su libro "España".

¿Por qué se piden 12 deseos?

Se pide cada deseo por cada uva y se comen 12 por los 12 meses del año. La tradición indica que al ingerir la primera se pide un deseo para enero, la segunda para febrero y así sucesivamente. En Latinoamérica está la costumbre de pedir deseos relacionados al trabajo, amor, salud y dinero.

El ritual se debe realizar a la noche del 31 de diciembre a las 23:59 horas y estar acompañado con una copa de vino. El color de uva es indiferente en esta tradición.

A pesar de las supersticiones, nada cuesta probar esta tradición de Año Nuevo tan familiar y apostar a que se cumplan cada uno de los 12 deseos, mientras se disfruta del inconfundible sabor natural de las uvas.

Eso sí: como no podía ser de otra manera, en Argentina se especula con el precio del kilo de uva (y de otros productos típicos de las fiestas) durante esta época del año. A buscar el mejor presupuesto y llenar la mesa de deseos y esperanzas. 

Te puede interesar