Los 5 lugares más exóticos de Argentina que pocos conocen

Más Noticias 20 de abril de 2021 Por Voces Escritas / Redacción
Cada uno de estos destinos tiene algo que lo hace sorprendente. Ingresa en la nota y conoce si Catamarca se encuentra en esta lista de "lugares por conocer".
Ojos de Mar Salta

De norte a sur Argentina tiene paisajes que impactan. Extensas costas, imponentes montañas, infinitas llanuras, bosques que atrapan, ríos, lagos, lagunas y hasta famosas cataratas. Cada lugar es único, algunos más conocidos y otros que esperan a ser descubiertos.

En esta nota haremos un recorrido por 5 destinos argentinos exóticos que, hasta ahora, muy pocos conocen. Argentina tiene un amplio abanico de opciones, para todo tipo de viajeros y estos son los sitios que deben estar en tu lista de "lugares por conocer".

Ojos de Mar, (Salta)

Estas tres pequeñas lagunas de color turquesa, con agua similar al del Mar Caribe, se encuentran en medio de un salar blanco inmaculado en las afueras de Tolar Grande.

Los Ojos de Mar constituyen un ecosistema muy particular en donde se encuentran estromatolitos vivos (agrupaciones de microbios fotosintéticos asociados a bacterias que van formando rocas orgánicas). Los estromatolitos son los rastros más antiguos de vida en el planeta y hace al menos 3.400 millones de años ayudaron a generar oxígeno en la atmósfera. Es el único lugar del planeta donde los estromatolitos vivos conviven con los fósiles.

La Payunia, (Mendoza)

Esta reserva está ubicada al sur de la provincia de Mendoza, en el departamento de Malargüe. Es la región del planeta con mayor densidad de volcanes, más de 800 picos en 450.000 hectáreas que transformaron la zona en un desierto negro que solo se puede visitar con un guía autorizado. En el recorrido, se puede hacer trekking, safaris fotográficos, cabalgatas, observar la fauna y travesías en 4×4.

Uno de sus mayores puntos de interés es el Volcán Malacara, un lugar sorprendente que permite recorrer el interior de sus cavernas.

Campo de Piedra Pómez, (Catamarca)

Esta maravilla natural asombrosa está en Argentina, aunque tal vez pocos lo sepan. En las afueras de El Peñón, la actividad volcánica gestó unas formaciones extrañas de roca color blanco y ocre con puntas rosadas, similar al merengue. El contraste entre el blanco de la piedra y el azul del cielo es digno de fotografiar. 

Al estar allí uno se siente que está en un paisaje lunar. El área, a más de 3 mil metros de altura, tiene una extensión de 25 kilómetros y se la puede recorrer caminando, pero no hay que olvidar llevar gorro para el sol y mucha agua.

Villa Epecuén, (Buenos Aires)

Conocido también como el pueblo fantasma. Es que quedó bajo el agua del Lago Epecuén después de la gran inundación de 1985. Estas son las mismas aguas sanadoras que por décadas convocaron multitudes y fueron protagonistas del florecimiento de la villa termal.

Villa Epecuén es un gran atractivo para los amantes de la fotografía, como fotógrafos, cineastas y productores de moda. Sus calles desiertas, suelos agrietados, árboles blancos y pelados, los restos de un antiguo matadero, postes de luz caídos, toboganes abandonados de lo que solían ser piletas, y carteles, que indican lugares que ya no están, conforman un sorprendente escenario llamativo y a su vez tenebroso.

Sierra de Hornocal, (Jujuy)

Todos conocen seguro el cerro de los Siete Colores, en Purmamarca. Es uno de los cerros más famosos del país por la cantidad de colores que tiene en sus laderas, son 7 en total. Sin embargo, la sierra de Hornocal no se queda atrás, es más parece ganarle en cantidad de colores que presenta: muchos dicen que son 14 en total.

Esta sierra queda a 25 kilómetros de Humahuaca y se caracteriza por tener una formación calcárea de varios minerales que, al ser erosionados, dejaron formaciones triangulares de muchos colores en las laderas de las montañas.

Te puede interesar