Rige el aumento del 6% en el precio de los combustibles

Sociedad 17 de abril de 2021 Por Daniel Ramos
Los analistas privados coinciden con el Gobierno y aseguran que los precios se desacelerarán en el cuarto mes del año. Sin embargo el impacto en el bolsillo volverá a ser considerable.
YPF

Apenas un día después de conocer el peor dato de inflación en 18 meses, el 4,8% de marzo, la petrolera estatal YPF ratificó la suba programada para abril y aumentó un 6% los precios de sus combustibles en todo el país. El incremento le pone un piso a la desaceleración inflacionaria que el Gobierno proyecta para abril.

La suba de las naftas impactará en la inflación de la segunda mitad del mes no solamente por su influencia directa sino por sus efectos de segunda ronda. Es decir, por el encarecimiento que produce en el transporte de otras mercaderías.

El aumento de YPF, que será seguida por el resto de las petroleras, no sería el único en este mes, ya que en la última parte de abril el Gobierno hará un incremento sobre los impuestos que se pagan por los combustibles líquidos. Según los cálculos oficiales, esa suba tiene un impacto directo de 2,6% sobre el precio en surtidor de las naftas y de 1,9% en el caso del gasoil.

La suba de las naftas este fin de semana fue la segunda, luego de la de marzo. El mes pasado, los precios regulados -esto es, aquellos que requieren cierta autorización del Gobierno para actualizarse- avanzaron 4,5% por aumentos en educación (+28%), naftas (+3,5%) y prepagas (+3,5%), según detalló el economista Fernando Marull, socio de FM&A.

Ese efecto, junto con el alza de 7,2% en ítems estacionales llevaron a la escalada de la inflación en marzo. El ministro de Economía Martín Guzmán afirmó que el dato del mes pasado fue el más alto del año y se mostró confiado en una desaceleración hacia adelante.

Expectativas en alza

Los privados coinciden en que abril dará una inflación más baja que marzo pero el aumento de nafta y los incrementos en tarifas -que tendrán un mayor impacto desde mayo- le ponen un piso a esa mejora. “El Gobierno espera que la inflación ceda a partir de este mes de abril. Sin embargo, los aumentos programados para abril y mayo, que promediarían en 5,3%, presionarían sobre el índice de precios al consumidor”, señalaron en GMA Capital.

Las primeras estimaciones publicadas por el Banco Central arrojaban un consenso entre los economistas que indicaba que la inflación de abril sería 3,4% y la de mayo estaría en torno a 3%. Sin embargo, tras la aceleración de marzo, los privados empiezan a recalibrar sus pronósticos.

“Para abril, proyectamos una inflación del 3,5% por la inercia que traen los precios y el menor impacto de los regulados (luz +3% y prepagas +4,5%) y algún impacto de la menor devaluación del dólar oficial (+1,6%)”, indicó Marull. Y añadió: “Esperamos inflación cierre en 47% en 2021, pero con riesgo al alza”, sostuvo Marull.

Por su parte, en Consultatio prevén que la inflación de abril marque 4,1% y ajustaron al alza su proyección de anual, que pasó de 46% a 50%. “Para llegar a este número, estamos asumiendo una desaceleración ‘a la fuerza’ desde el 4,8% de marzo hasta niveles apenas debajo del 3% antes de las elecciones. Es decir, estamos siendo relativamente optimistas”, expresó un reporte de la firma.

En Ecolatina, en tanto, esperan una desaceleración de los precios en la segunda mitad de abril pero afirman que eso no alcanzará para quebrar el promedio mensual de inflación en 4% y esperan que 2021 cierre en 42,5%.

“Durante abril, los aumentos más significativos serán los vinculados a la indumentaria, a los que se sumarán los incrementos en prepagas, combustibles, expensas, cigarrillos y el ajuste en la tarifa de subtes y taxis en la Ciudad de Buenos Aires”, enumeró la consultora. Y agregó que, si bien los alimentos y bebidas crecerían por debajo del nivel general en abril, seguirían elevados, en torno al 3,5%.

Finalmente, desde LCG afirmaron que el índice de abril se moverá entre 3,5% y 4%, por una menor incidencia de los aumentos ya previstos, y calcularon que la inflación anual alcanzará 50%. “Por ahora, opera un nuevo incremento de los combustibles (+5%), suba de expensas por el cierre de paritarias de encargados de edificios (5%-7%), prepagas (5%) y subtes, taxis y peajes desde mediados de mes”, detallaron en relación al dato de abril.

El Gobierno, por su parte, mantiene la meta de 29% de inflación anual para este año establecida en el Presupuesto y redobla la estrategia de controles de precios. Para los economistas, apela a recetas que ya resultaron ineficaces en el pasado.

Te puede interesar