Murió el humorista Carlos Sánchez a los 68 años

Espectáculos 02 de marzo de 2021 Por Daniel Ramos
Estaba internado en el Sanatorio Otamendi. En 2010 le habían diagnosticado cáncer de riñón.
Carlos Sánchez

Este martes se conoció la triste noticia de la muerte de Carlos Sánchez. El humorista estaba internado desde hacía un mes en el Sanatorio Otamendi. En 2010 le habían diagnosticado cáncer de riñón. Tenía 68 años.

“Lamento informar el fallecimiento de Carlos Sánchez. Fue a las 6.45 de la mañana. Como venía informando en los últimos días, el humorista venía peleándola en el Otamendi”, escribió el periodista Gustavo Méndez en su cuenta de Twitter y explicó que la información la confirmó el hijo del cómico, Juan Cruz.

“Venía luchando con un cáncer desde hace 10 años. Empezó en el riñón y pasó por muchas quimios. La metástasis había llegado al pulmón y a la zona de la articulación sacroilíaca la que le provocaba mucho dolor. Fue un luchador nato que hizo reír al país”, agregó el comunicador.

Hace unos días, su hija Jorgelina había contado a La Nación que el humorista estaba en el centro de salud del barrio de Recoleta: “Tiene un cáncer de riñón avanzado, que lo están tratando en la internación con cuidados paliativos”. La mujer detalló que se encontraba lúcido y en una sala común. “Se encuentra dormido, pero es consciente de todo”.

Rápidamente en redes sociales se hicieron eco de la noticia y muchos lamentaron la muerte: “Una risa tan contagiosa como reconocible. Gran humorista. Simpático sin igual”, escribió un usuario. Otro por su parte agregó: “El humor argentino acaba de perder a una de sus risas más emblemáticas: la de Carlos Sánchez. Responsable de tantas carcajadas en un público que supo deleitarse con sus ocurrencias”.

Diagnóstico y tratamiento

En 2010, cuando le diagnosticaron la enfermedad, Sánchez dio una entrevista con la revista Pronto y contó que se enteró por casualidad de que tenía cáncer: “Yo nunca en mi vida me había hecho un chequeo de nada. Fui porque me mandó mi mujer y me encontraron un tumor en el riñón. A los 12 días me sacaron el riñón y dijeron que tenía un carcinoma maligno que estaba encapsulado pero era el peor de todos”.

Asimismo, explicó cuál fue su actitud en ese momento: “Cuando te sacan un tumor tenés que ir cada 6 meses para hacerte chequeos durante 5 años. Yo me hice uno y no fui más porque me agarró la soberbia, dije que no me iba a pasar nada. Cuatro años después volví porque me dolía la vesícula y me dijeron que tenía metástasis. Hice un tratamiento con pastillas que son muy fuertes, es una quimio oral”.

En ese reportaje además, aseguró: “Yo no le tengo miedo a nada y menos a la muerte. Estoy convencido de que hay otra vida y que es mucho mejor que esta”.

Te puede interesar