Vacunagate: La inmolación política que pega directo a Alberto Fernández

Política 19 de febrero de 2021 Por Fabián Juarez
La aparición de un vacunatorio de privilegio genera un golpe difícil de remontar al Presidente. En un país con escasez de vacunas, los amigos del poder acceden sin miramientos. Cómo el relato de los vacunados es un acto de inmolación política.
Alberto Fernandez 1

El mecanismo de vacunación de privilegio que se descubrió hoy genera estupor. Argentina a duras penas puede vacunar a un grupo mínimo y las personas de mayor riesgo aún esperan. Pero Hugo Moyano y su esposa ya están vacunados, igual que algunos otros amigos del poder. Impunemente. El golpe es brutal y afecta la confianza sobre el Gobierno, el Presidente y un sistema sanitario que ya estaba resquebrajado. Desde las promesas incumplidas de Alberto Fernández y Ginés González García, hasta el grotesco mecanismo de acceso a un producto más deseado que el oro. La corrupción en su peor expresión. 

La confesión del periodista Horacio Verbitsky es un gesto de inmolación política. Contar que fue parte de un mecanismo de corrupción sanitaria que se ejecutó con vacunaciones de privilegio, en medio de una crisis sanitaria y de los yerros oficiales, no puede considerarse un hecho ingenuo. Iba a haber respuesta y no contra el vacunado: el daño es directo hacia el Presidente. El periodista preferido del poder tuvo su acto de inmolación discursiva. El daño está hecho. 

El periodista dijo que había sido vacunado por amistad. Luego se conoció que no era el único. Él, Moyano y su familia, Eduardo Valdés, Jorge Taiana y quien sabe cuántos más. Puede ser uno, o un millón. La desconfianza que genera ahora puede suponer cualquier cosa; el tráfico de influencias y de frascos congelados con la Sputnik V solo está registrado en los propios beneficiarios. De hecho desde su llegada al país el manejo de la SputniK V siempre estuvo rodeado de secretismo. Ahora también de privilegios. 

El daño es intangible y difícil de reparar. ¿Cómo se explica a los millones de argentinos que esperan ser vacunados por estar en grupos de riesgo? Hoy suena ridícula la promesa del Presidente de "vacunar a millones" entre diciembre y enero. Ahora además genera bronca.  

El plan de vacunación incluía etapas según prioridades. Y en ningún lado dice funcionarios y amigos del poder. 

Personal de establecimientos de salud públicos y privados (de manera escalonada según el riesgo de su actividad; por ejemplo, quienes trabajan en unidades terapia intensiva o en guardias tienen una actividad más expuesta). En total son aproximadamente 763 mil trabajadores

Adultos mayores de 70 años y quienes viven en establecimientos geriátricos.

Adultos mayores de 60 años. El total de adultos que son mayores de 60 o viven en geriátricos son aproximadamente 7.375.000.

Personal de las Fuerzas Armadas, de Seguridad y de servicios penitenciarios. El total de personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad es aproximadamente 500 mil.

Adultos de entre 18 y 59 años que presentan factores de riesgo. Son personas diabéticas (insulinodependientes o no), con obesidad grado 2 (índice de masa corporal -IMC- mayor a 35) y grado 3 (IMC mayor a 40), con enfermedades cardiovasculares, renales o respiratorias crónicas. El total es aproximadamente 5.653.000 personas.

Personal docente y no docente de los niveles educativos inicial (jardín), primaria y secundaria). El total es aproximadamente 1.300.000. 

Otras poblaciones estratégicas que definan las jurisdicciones, habitantes de barrios populares, personas en situación de calle, pueblos originarios, personas privadas de libertad, migrantes.

Fuentes de Casa Rosada confirmaron que el presidente Alberto Fernández instruyó al jefe de Gabinete Santiago Cafiero para que le pida la renuncia a Ginés González García. Salud tendrá ministerio, pero se va a quedar sin ministro. El daño, igual, lo sufre el propio Alberto. 

Te puede interesar