Los dardos de Cristina Kirchner que mantienen en silencio a Alberto Fernández

Seguridad, distribución del ingreso y acuerdo con el FMI. Cristina Fernández de Kirchner desplegó una batería de reclamos contra Alberto Fernández en el acto que La Cámpora organizó en La Plata.
Cristina Kirchner

En una batería de dardos dirigidos a Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró de manera explícita que sus críticas al Gobierno no son "por terquedad o capricho" sino porque quiere que "las cosas se hagan mejor". 

El Frente de Todos ensaya una inestable tregua desde que Sergio Massa asumió como Ministro de Economía aunque el Presidente resolvió definir los últimos cambios de gabinete sin consultar a su vice ni a La Cámpora. "Es necesario acordar políticas porque las elecciones se pueden ganar, pero los condicionamientos son tan profundos que va a requerir que todos los argentinos, o la mayor parte, tiremos todos juntos para el mismo lado. Si no, nuestro país será difícil para cualquiera", advirtió la ex mandataria.

Al encabezar el acto en el Estadio Único de La Plata por el Día de la Militancia Peronista, Cristina Fernández de Kirchner pidió también al gobierno "explicarle al pueblo por qué se toman ciertas medidas" después de que "se volvió al FMI" durante el gobierno de Mauricio Macri. En ese marco, la vicepresidenta volvió a diferenciarse de la gestión de Alberto Fernández y mostró un gráfico para destacar que durante su gobierno los trabajadores "podían llegar a fin de mes, ahorrar y vacacionar" y sentenció: "Dicen que fue malo ese gobierno... ese gobierno fue malo para los angurrientos, es mentira eso de que estamos mal hace 70 años".

En una fuerte defensa de sus gestiones, afirmó que "el cambio" para la Argentina fue el kirchnerismo, que logró cambiar el país "después de la crisis del 2001", y volvió a destacar la importancia de "alinear precios, salarios y tarifas". "Dicen que son lo nuevo...Muchachos, acá lo único nuevo que hay somos nosotros, el cambio, los que cambiamos a la Argentina después de la crisis del 2001 fuimos nosotros", apuntó Cristina Kirchner en alusión a los dirigentes de Juntos por el Cambio.

Al respecto, la ex mandataria ironizó: "Dicen que tenemos que volver a la década del 90 desde una fuerza política muy novedosa, no tan novedosa porque dice que el gobierno de los 90 fue el mejor y el ministro de la convertibilidad (Domingo Cavallo) el mejor de la historia...Mirá vos".

Por otro lado, Cristina Fernández de Kirchner, en algo no habitual, le dio importancia en su alocución a la problemática de la inseguridad y pidió terminar con el "debate berreta de la mano dura" para enfrentar el tema, al considerar que es "cínico y mentiroso". Y destacó que "el orden no es el gatillo fácil ni el palo". "Hay que terminar con debates absurdos porque la democracia tiene una deuda en materia de seguridad de la vida de los habitantes. Ningún partido político lo ha podido solucionar. Por favor terminemos con ese debate berreta de la mano dura que además es muy sínico y mentiroso", resaltó la vicepresidenta.

En la ceremonia, la ex mandataria subrayó: "Por una vez en la vida olvidemos los partidos políticos y discutamos en serio el tema de la seguridad, en nombre de todas las víctimas". En la primera fila escuchaban el gobernador Axel Kicillof y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, entre muchos otros, mientras que Máximo Kirchner y Mayra Mendoza siguieron sus palabras subidos a un para avalanchas de una tribuna del estadio.

Te puede interesar