"Se siente, se siente, Cristina presidente": el operativo clamor dio sus frutos y CFK ya piensa en 2023

"Voy a hacer lo que tenga que hacer", dijo Cristina Fernández de Kirchner en su última frase fuerte en su presentación en Pilar junto con los delegados de la UOM, dando rienda suelta al operativo clamor que ella misma permitió, para instalar su candidatura presidencial para 2023.
CFK7

La UOM, inclusive los que apoyaron a Abel Furlán, no tienen muchos puntos de contacto con el kirchnerismo camporista. El apoyo de Máximo Kirchner fue circunstancial hacia un dirigente al que respeta, pero las bases no son de los habituales seguidores de la vicepresidenta. Por eso, cuando lo nombró a Antonio Caló, no pudo hacerlos callar y prefirió seguir con su discurso hasta que los cánticos bajasen el volumen.

En ese marco, y justo en ese momento, Cristina Fernández de Kirchner le dejó en claro a todos los que seguían el acto, presencialmente o por las diferentes plataformas, que al Frente de Todos no le sobra nada y que necesitan de cada uno de los dirigentes, inclusive de quienes no están muy bien vistos por ellos mismos.

"Defendió a Sergio Massa, no dijo lo que piensa de Alberto Fernández... se puede decir que no quiso pelearse con nadie", le dijo a MDZ uno de los presentes en el primer plano de las cámaras que tomaban a los asistentes especiales.

Acompañada por Federico Achaval, el intendente de Pilar y parte de la estructura política de Martín Insaurralde, la vicepresidenta defendió como jamás lo había hecho su gobierno de 2007 a 2015 en comparación al que había heredado de Néstor Kirchner. Toda una herejía para los que consideran que el que hizo grande al kirchnerismo y al país fue él y no su esposa que lo enviudó.

Cristina Kirchner se refirió al atentado en su contra y criticó a la Justicia: “Les sirvo de acusada no de víctima”

Antes, la Vicepresidenta se había referido al atentado que sufrió en septiembre. “Se cumplen exactamente dos meses y tres días de eso que todos vieron por la televisión. Yo también lo vi en televisión, no vi en el momento el arma con el que pretendían volarme la cabeza. En estos dos meses lo que no me podía sacar de la cabeza es qué hubiera pasado si hubieran gatillado, esa imagen para mis hijos y mis nietos”, dijo la Vicepresidenta. “La conclusión buena que saqué de todo eso es que esos presuntos indignados que agredían, insultaban, no eran indignados. Era gente pagada por empresarios que se identificaban con el macrismo”, agregó.

Luego de que la Cámara Federal porteña ordenara liberar a los miembros de la agrupación Revolución Federal acusados de amenazarla, el kirchnerismo salió de forma coordinada a acusar a los jueces de estar ligados al macrismo y de intentar proteger a los “autores intelectuales” del atentado.

Es por eso que también se esperaba de Cristina Kirchner una nueva reacción contra el Poder Judicial. “Estoy resignada con una justicia que no va a investigar nada, les sirvo de acusada no de víctima a ese partido judicial”, dijo este viernes.

Te puede interesar