Cuello Roca asegura que el litio “matará” a la vitivinicultura regional

Locales 24/10/2022 Por Fabián Juárez
“Tenemos un desplazamiento de los obreros del sector rural al minero. No podemos pagar lo que pagan las minas. Para nosotros va a ser ‘la maldición del litio’, nos estamos preparando para el final”, fue su lapidaria conclusión del bodeguero tinogasteño.
Viñedos tinogasteños

Al conflicto que suelen plantear los productores porque los planes sociales los dejan sin trabajadores temporales en épocas de cosecha, se suma la llegada de industrias que podrían poner en riesgo la cosecha del año próximo. César Cuello Roca, dueño de la bodega Cuello Roca, advirtió que la migración de obreros del sector rural al minero está dejando sin mano de obra a la vitivinicultura.

“Tenemos un desplazamiento de los obreros del sector rural al minero. No podemos pagar lo que pagan las minas. Para nosotros va a ser ‘la maldición del litio’, nos estamos preparando para el final”, fue su lapidaria conclusión.

Segun el bodeguero local, no se trataría de una muerte lenta, sino bastante rápida. “Lamento decir que para el 2023 quizás no haya cosecha. No tenemos obreros, no hay personal para cosechar, entonces el problema es con una solución improbable. Todo el mundo lo sabe: la presencia de las mineras ha hecho subir los salarios a un nivel imposible de pagar por nosotros”, dijo el empresario.

“Nosotros pagamos de acuerdo a los convenios colectivos de trabajo en el sector agropecuario, en especial del vitivinícola, que son más o menos, un poco más de 50.000 pesos por mes”, precisó Cuello Roca. No son valores que puedan competir contra las mineras a la hora de atraer mano de obra. “En la mina pagan $200.000, entonces están yendo todos nuestros obreros a trabajar en la mina. Hay un desplazamiento de obreros del sector rural al sector minero y eso hace que no tengamos personal para trabajar las viñas, menos que menos vamos a tener para la cosecha y mucho menos para la pasa”, insistió Cuello Roca.

El bodeguero explicó que entre las personas que deben ir arriba de los acoplados, la carga de canastos y otras tareas necesita al menos 8 obreros, sin contar a los cosecheros. “No sé cómo vamos a hacer este año, si ni siquiera tenemos cosechadores”, planteó. A menos que alguien “traiga mano de obra de algún lado, la uva va a quedar en la planta”, aseguró.

Uvas

Cuello Roca fue muy pesimista sobre el futuro de su sector y de su empresa. “Sabemos que se aproxima el final porque no es una cosa que la esté anunciando con poco espíritu para el futuro, sino que ha ocurrido en muchas partes del mundo. Esto que está pasando tiene un nombre y es ‘la maldición de los recursos naturales’. Pongan en Google y van a ver: donde se descubren recursos naturales que proporcionan mucho dinero, se produce la desgracia de las actividades que había hasta ese momento basadas en una economía de mucho menor valor”, señaló.

Por eso, el empresario tinogasteño afirmó, “ya podemos hablar de ‘la maldición del litio”, que vendría a sumarse a la de los planes sociales. Porque –recordó- en épocas de cosecha “las municipalidades dan becas a los obreros para que se vayan a trabajar allí; hay una movida en contra de la actividad privada porque están queriendo que la producción esté en manos del Estado, sea municipal o provincial.

Fiambalá minera

En Fiambalá, está el proyecto de litio de Tres Quebradas (3Q), de la empresa china Liex Zijin, instalada desde 2018, que el presidente Alberto Fernández y una comitiva oficial del gobierno nacional visitaron en agosto pasado.

Aún no inició la etapa de explotación, que se iniciaría a fines de 2023, para producir carbonato de litio a partir de salmueras, como en la absoluta mayoría de los proyectos del mineral conocidos hasta ahora en la Argentina. Además, el gobierno catamarqueño ya firmó un acuerdo con YPF Litio para iniciar otro proyecto de exploración, también en Fiambalá.

Fernandez en Fiambala

De hecho, un reciente informe de la secretaría de Minería destacó la creación de nuevas fuentes de trabajo en el sector. El informe contabilizó que a junio de 2022 ya había en la Argentina 1.052 empresas mineras que emplean a 36.673 personas, un aumento de más del 10% en un año. Un informe de la Cámara Argentina de Empresarios Mineras (CAEM) estira el cálculo y precisa que entre empleo director y proveedores el sector ya empleaba unas 70.000 personas a principios de la década pasada en 2010 e involucrará cerca de 100.000 a fines de este año.

Con datos de Infobae

Te puede interesar