Schiaretti nacionalizó la elección de Marcos Juárez y la transformó en una derrota personal

El gobernador se involucró y nacionalizó la elección de ayer, infringiéndose un duro revés que para muchos era innecesario.
Schiaretti

Contra todos los pronósticos previos Juntos por el Cambio ratificó su hegemonía en Marcos Juárez, la ciudad donde nació la coalición opositora en 2014, y le infringió una dura derrota personal a Juan Schiaretti, quien se involucró como nunca en la elección municipal. También afecta a su intento de lanzarse a una candidatura presidencial.

Además, los encuestadores volvieron a pifiarle. Ningún sondeo daba ganadora a Sara Majorel, quien ayer se impuso con contundencia y se transformó en la sucesora del actual intendente Pedro Dellarrosa. 

“Nos mató el efecto del atentado a Cristina que reavivó la grieta y la gente decidió votar masivamente a Juntos por el Cambio contra el intento de uso político del oficialismo”, se justificaba anoche un allegado al gobernador.

Sin embargo, otros referentes del peronismo de esa provincia sostenían en off the récord que “el error fue del Gringo y sus asesores que nacionalizaron una elección en un pueblo de 30.0000 habitantes donde no ganamos desde 2010, más allá del papelón de los encuestadores, tomó un riesgo innecesario y ahora queda como el gran derrotado”.

Conviene recordar que el oficialismo era el favorito a imponerse desde que se conoció la fecha de los comicios. Pero la decisión de la exfuncionaria municipal Verónica Crescente de romper con Dellarossa y especular con una candidatura opositora entusiasmó a Schiaretti. El mandatario mediterráneo decidió involucrarse personalmente para armar una alianza del PJ local con la agrupación vecinal y llevar a Crescente como candidata. Tuvo que presionar fuerte porque los peronistas de esa ciudad se negaban inicialmente a aceptarla como su postulante y bajar al propio. Finalmente se impuso la voluntad del gobernador y la novedad sacudió el tablero. 

Te puede interesar