El Gobierno volvió a postergar el aumento en impuestos a combustibles

País Por Fabián Juarez
El Poder Ejecutivo decidió seguir retrasando la aplicación de los tributos, y ya se postergaron los aumentos de seis trimestres consecutivos. La medida que debía entrar en vigencia este jueves, por ahora pasa al 1 de octubre.
Nafta

El Gobierno postergó una vez más la actualización de los impuestos a los Combustibles Líquidos (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDC), con el fin de evitar un impacto negativo de la medida en la inflación.

De acuerdo al decreto 561/2022 publicado este miércoles en el Boletín Oficial, se posterga hasta el 1 de octubre la aplicación de la actualización de los mencionados tributos, correspondientes a las actualizaciones del primer y segundo trimestre de 2021. La medida debía entrar en vigencia este jueves 1 de septiembre, pero ahora habrá un nuevo aplazamiento por 30 días.

La decisión del Ejecutivo se basa en que "tratándose de impuestos al consumo y dado que la demanda de los combustibles líquidos es altamente inelástica, las variaciones en los impuestos se trasladan en forma prácticamente directa a los precios finales de los combustibles". Eso significa que no cae su consumo, independientemente de los precios.

El Gobierno busca evitar una nueva suba de la nafta y el diésel, luego del incremento del 7,5% promedio que se aplicó el pasado 21 de agosto. Esta nueva postergación se da luego de que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de julio trepara al 7,4%, el mayor nivel en 20 años, y en la antesala de un índice inflacionario de agosto que tendrá un piso del 6%, según la mayoría de los analistas.

Cronograma de aumentos

De acuerdo al decreto 561/2022 los aumentos correspondientes al primero y segundo trimestres de 2021 se aplicarán desde el 1 de octubre a los precios de la nafta virgen, la nafta sin plomo y el gasoil, en tanto que el correspondiente al tercer y cuarto trimestres del año pasado y al primer, segundo y tercer trimestres calendario de 2022, tiene como fecha de aplicación el 1 de enero de 2023.

El Gobierno busca de esta manera evitar generar un nuevo motivo de suba de los combustibles, sin embargo, el resultado es que se acumulan los problemas a futuro. Según los datos del Indec, la inflación acumulada de 2021, y que en el algún momento incidirá en una suba de los impuestos a los combustibles llegó a 50,9%, mientras que en los primeros seis de este año (dos trimestres) llega a 36,2%, totalizando más 87% de suba de los impuestos a aplicar en algún momento.

Pese a todo, para el Gobierno, la postergación intenta "asegurar una necesaria estabilización y una adecuada evolución de los precios", por lo cual se "posterga hasta el 1° de enero de 2023 los efectos de los incrementos en los montos de los impuestos establecidos de las actualizaciones del tercer y cuarto trimestres calendario de 2021 y al primer, segundo y tercer trimestres de 2022".

Te puede interesar