El gobierno anuncia la segmentación tarifaria para agua, luz y gas

País Por Fabián Juarez
Se eliminarán en etapas los subsidios en el agua para la mayoría de los hogares. El límite de gas será de 93 m3.
gas-luz

A dos meses de la puesta en marcha por decreto de la segmentación de subsidios residenciales, el Gobierno anunciará finalmente este martes a las 13 el nuevo esquema que tenía pendiente para subir las tarifas de los servicios de agua, luz y gas, junto con los topes de consumo. De esa forma, se busca ahorrar unos $ 500.000 millones.

Desde el Ministerio de Economía confirmaron que habrá una conferencia de prensa en la que se darán precisiones sobre la forma en que se instrumentará la quita de subsidios. El anuncio, probablemente, será encabezado por la secretaria de Energía, Flavia Royón, quien estuvo ultimando los detalles con su equipo en los últimos días.

La segmentación se inició bajo la gestión de Martín Guzmán, pero por la resistencia del kirchnerismo en el área de Energía recién empezó a instrumentarse en el breve interregno de Silvina Batakis. El esquema prevé la quita de subsidios al sector de mayor poder adquisitivo, junto con una suba del 40% al segmento medio y del 20% al de menor recursos, ya vigente desde junio.

Luego, con el desembarco de Sergio Massa, se anunció una mayor quita de subsidios. El ministro de Economía anunció que más de 9 millones de personas se anotaron para mantener el subsidio y 4 millones renunciaron o no se inscribieron, lo que representa un 30% del padrón residencial, una cantidad de usuarios mucho mayor al 10% "más rico" que había estimado Guzmán.

En vista de la dificultad para reducir el déficit fiscal al 2,5% del PBI, como se acordó con el Fondo Monetario, Massa creó además los topes de consumo, por el cual los hogares que demanden por encima de los límites previstos dejarán de percibir el subsidio por el uso de energía excedente. Y extendió la segmentación al servicio de agua, una medida que no había sido contemplada hasta entonces.

En el caso de la luz, el tope es de 400 kWh. Es decir que, según lo anunciado por Massa en su primera conferencia, quien consume 500 kWh y se anotó para el subsidio, tendrá una tarifa subsidiada por 400 kWh y pagará la tarifa plena por los 100 kWh restantes. Esos criterios, sin embargo, todavía no fueron precisados de manera oficial.

Royón recibió una batería de preguntas el viernes pasado en una reunión por zoom a pedido de los entes reguladores de las provincias. Respondió que "está en análisis" si el tope va a ser mensual o bimensual, y que aún "no está definido" si la tarifa plena se va a pagar solo sobre el exceso de consumo, lo que generó mayor preocupación en el interior del país.

En el caso del gas, el límite de consumo es de 92m3. Las distribuidoras aseguran que todavía no recibieron instrucciones.

Para el agua, en tanto, habrá una eliminación de subsidios para la mayoría de la población en función de criterios vinculados al "valor zonal", una quita que será total para los usuarios de altos ingresos desde el 1 de noviembre. "El subsidio en AySA es Pro-Rico", reza un documento oficial.

Para el resto, el esquema será progresivo. Los hogares de consumos medios de agua en la etapa 1 mantendrán el subsidio del 40% desde el 1 de noviembre hasta el 31 de diciembre. En la etapa 2, bajarán al 20% desde el 1 de enero del 2023 al 28 de febrero. Y en la etapa 3, a partir del 1 de marzo del año próximo, perderán el subsidio.

Para los hogares de consumo bajo, la escala de subsidios será del 45% en la etapa 1, del 30% en la etapa 2 y del 15% a partir de marzo. Para ser excluido de la quita total de subsidios, se requerirá mantenerlos o acceder la tarifa social, que seguirá vigente para los hogares con un ingreso neto inferior a a $216.575 en septiembre.

Aquellos usuarios residenciales ubicados en las áreas “altas” o “medias” que, sin cumplir los requisitos para la tarifa social, requieran mantener subsidios podrán registrarse para el beneficio correspondiente al segmento “bajo” si el hogar tiene un ingreso neto menor a dos canastas básicas, un certificado de vivienda (Renabap), o en el domicilio funciona un comedor o merendero.

En cambio, los hogares propietarios de dos o más inmuebles, o de un vehículo de hasta tres años de antigüedad, no podrán preservar el beneficio, aún cuando cumplieran alguno de los criterios para la tarifa social.

Te puede interesar