Javier Iguacel enumeró las "3 toneladas de pruebas" de la corrupción K

Política y Economía Por José Luis Carut
El ex administrador de Vialidad Nacional contó cómo fue la auditoría que derivó en la causa por la que está siendo juzgada la vicepresidenta. Iguacel afirmó que las denuncias en su contra fueron hechas por su lucha contra la corrupción.

Javier Iguacel, actual intendente de la localidad bonaerense de Capitán Sarmiento, fue quien, junto a un grupo de colaboradores, cuando estuvo al frente de Vialidad Nacional en el gobierno de Mauricio Macri inició la denuncia por los hechos de corrupción en la adjudicación de la obra pública de Santa Cruz durante los gobiernos kirchneristas.

En diálogo con el programa Ciudadanos, de la señal Somos La Plata, el exfuncionario del gobierno de Cambiemos contó como empezó la auditoría interna que derivó en la denuncia, entre otros, contra la vicepresidenta de la nación y el empresario Lázaro Báez. Además, se refirió a las denuncias que recibió en su contra por haber destapado la corrupción kirchnerista.

Iguacel, al ser consultado por las tres toneladas de pruebas que hay en la causa, que el kirchnerismo afirma que son inexistentes, dijo: “No hay peor ciego que el que no quiera ver decía mi abuela. O podemos hablar de Mark Twain, el escritor famoso, que en una de sus tantas frases célebres dijo: ‘No hay cantidad de evidencia que pueda convencer a un necio’. Literalmente hay tres toneladas de pruebas. Tres mil kilos de expedientes que demuestran la maquinaria armada desde lo más alto del poder del Estado para robarle a los argentinos. En nuestros cómputos hay dos mil millones de dólares que se los han robado, que se han fugado de los 3 mil millones que recibió Lázaro Báez”.

El intendente de Capitán Sarmiento, lanzado como candidato a gobernador bonaerense por el espacio que lidera Patricia Bullrich, contó que  su actividad profesional la desarrolló en el sector privado y que su primera experiencia en la administración publica fue en el año 2019 cuando asumió al frente de Vialidad Nacional. “El 11 de diciembre asumí el cargo en Validad Nacional, y a los pocos días teníamos la ruta 3 y varias rutas de la provincia de Santa Cruz cortadas, con gomas prendidas en el medio de las rutas y 1.500 despedidos. Ese fue el panorama con el que ingrese a la función pública”, recordó.

Y agregó: “Por supuesto que no sabía quién era Lázaro Báez, José López, ni que era Austral Construcciones. Todos esos nombres no los conocía. Yo venía del rubro de la energía y hacia un año que había regresado al país. Por supuesto que conocía a los exfuncionarios que estaban relacionados con la energía, pero no a estos personajes”.

El ex titular de Vialidad Nacional narró cuál fue el escenario que se encontró al día siguiente de hacerse cargo de su nueva función. “El escenario que teníamos apenas asumió Macri era con 1.500 despedidos y rutas cortadas en Santa Cruz. Me hice cargo de la situación y fui con un equipo a ver cuál era el problema, resolvimos el tema de los piquetes y liberaron las rutas y después logramos que les paguen a los trabajadores que habían sido despedidos. Las razones que esgrimía Lázaro Báez y Austral Construcciones para el despido era que Vialidad Nacional no pagaba, cosa que podía ser cierta porque Vialidad Nacional debía mil millones de dólares. Así que era posible; ¡pero resulta que no! No solamente no era cierto, sino que se había pagado por adelantado las obras. Era la única empresa que había cobrado por adelantado.”

Iguacel continuó con su relato: “A partir de ahí determinamos con una auditoría interna que una empresa sola había recibido 51 obras, que el Estado nacional le había pagado tres mil millones de dólares, que la empresa se creó unos días después que Néstor Kirchner supo que iba a ser presidente y que fue cerrada cuando Scioli pierde la elección en el 2015.”

Sobre la auditoría interna, el exfuncionario de Cambiemos manifestó a Ciudadanos: “Toda la información y todos los estudios que se hicieron se presentaron a la justicia. Yo personalmente estampé mi firma en la denuncia, como otras 12 denuncias que hice. Hasta de colaboradores que había llevado y los tuve que echar y denunciar por corrupción. Así que pruebas sobran”

Luego añadió: “Es más, ahora el fiscal aportó la prueba de unos mensajes de WhatsApp donde mostró la operación ‘borremos todo’. Que lo viví en carne propia, obviamente sin saberlo. A los 15 días de haber hecho la denuncia empezaron a revolear los bolsos y ahí la sociedad pudo ver de manera tangible la corrupción”

Sobre las denuncias en su contra, Iguacel respondió: “No hay una sola prueba. Me honra que como consecuencia de la lucha contra la corrupción me hayan hecho muchas denuncias. No las considero lawfare de ninguna manera,  son denuncias sin ninguna prueba que hicieron Tailhade, Moreau y el secretario del gremio del sindicato vial. En todas me presenté como corresponde ante la justicia aportando toda la información que demuestra que no he cometido ningún ilícito y hasta ahora han sido todos sobreseimientos y falta de mérito hacia mi persona.”

Y agregó: “En un caso el juez Canicoba Corral, días antes de jubilarse, me procesó con otros exfuncionarios. Se presentó todo ante la Cámara, conclusión falta de mérito también. Ahora Casanello lo mismo. Yo tengo la tranquilidad de no solamente haber luchado contra la corrupción, no solamente con denuncias a la justicia, sino con métodos específicos que permitieron que bajemos un 40% el costo de la obra pública; con licitaciones trasparentes, convocatorias con audiencia pública; todo volcado a la página de internet que no existía y se armó en Vialidad Nacional para poder hacerlo.”

La repregunta de “Pico” Sazone, uno de los periodistas de Ciudadanos, fue una chicana que no dejó pasar el ex ministro de Energía. “Sobreseído por jueces que responden al macrismo” -sostuvo el periodista-. “Son por sorteo, me han tocado todos”, respondió Iguacel, quien agregó: “Si uno tiene que esconder en una caja de seguridad 5 millones de dólares o revolea bolsos en un convento, o tiene a su nombre media provincia de Santa Cruz o mil autos, o propiedades en Estados Unidos como el primo de Néstor sin declarar. Algo que es imposible de comprar con una carrera en la administración pública. Entonces tiene que preocuparse porque tiene que explicar como lo consiguió. Yo lo que tengo lo puedo explicar perfectamente, está todo declarado”

Sobre las fotos del fiscal y uno de los jueces jugando al fútbol en la quinta del ex presidente, Iguacel fue contundente: “Digamos las cosas como son, no estaban jugando a la pelota con Macri .

"Es una paparruchada total, eso fue antes de que llegara el caso a estos fiscales. Que iban a pensar que, en cinco años, les iba a tocar por sorteo semejante causa y que los iban a recusar por haber jugado a la pelota. ¿Qué tienen la bola de cristal?”, completó Iguacel.

“La gente ya no se come el verso de querer confundir todo. La causa avanzó durante este gobierno donde están juzgando a la vicepresidenta. Estamos ante algo histórico, por primera vez una justicia que ha demostrado ser independiente está juzgando a un vicepresidente en ejercicio. Que, a mi juicio, con todas las pruebas que hay, va a ser condenada por que está probado el delito. Fíjense que todas las argucias presentadas por la defensa fueron rechazadas por el tribunal. No discuten el delito, Cristina jamás dijo acá no hubo robo. Porque no dice que puede demostrar como ganó la plata. Y si seguís sin creer te invito a que agarres un auto, te tomes un micro o un avión, vayas a Santa Cruz y veas vos mismo con tus propios ojos todas las obras que no se hicieron y se pagaron”, cerró Iguacel.

Te puede interesar