Patronato goleó a Boca que jugó muy mal

El Xeneize ofreció una pobre imagen y cayó en Paraná, gracias a los goles de Axel Rodríguez, Alexander Sosa y Jonás Acevedo.

El Patrón propuso un juego incómodo, para un Boca que jugó mal, a excepción de alguna acción individual de Villa o de un balón pivoteado por Vázquez. Por momentos lo obligó a jugar en largo ante la ausencia de espacios u opciones de pase, lo que simplificó el trabajo de los centrales. En contrapartida, con juego directo y la intensidad de Acevedo y los delanteros Herrera y Axel Rodríguez, al local se lo vio más aplomado en el encuentro.

La lesión de Herrera (y el ingreso de Alexander Sosa en su lugar) no modificó la tónica del cotejo, y en la misma sintonía de lo que ofreció el desarrollo, llegó el gol. A los 22 minutos, Álvarez rechazó y el pelotazo encontró el pique de Sosa, quien tocó hacia el medio para la entrada de Rodríguez, que firmó el 1-0.

El partido le hizo un guiño a Boca: también se lesionó el autor del tanto, lo que obligó a Facundo Sava a decidir la entrada de Justo Giani. Pero el peor enemigo del Xeneize fue el propio Xeneize. Sin funcionamiento colectivo y sin concentración. El 2-0, a los 40′, fue la prueba. Raúl Lozano juntó gente con un regate y envió el centro. Dicho movimiento provocó el corrimiento de toda la defensa de Boca, sin tomar referencias. Sosa cabeceó solo, sin marcas, apenas con la sombra de Oscar Romero tratando de acercarse.

Ibarra buscó sacudir la estantería con los cambios. Primero entró Zeballos por Villa. Luego incluyó a Molinas y a Orsini y mutó a un 4-2-4, puro vértigo, casi sin elaboración. De contra, con Acevedo, Sosa y Giani, el dueño de casa siguió lastimando. De hecho, casi logra ampliar con el ex Quilmes, pero Rossi envió al córner.

Boca sólo llegó claro una vez, cuando se combinaron Zwballos y Fabra, y Altamirano ganó por duplicado ante el lateral izquierdo. Pero la diferencia de actitud, de enfoque, siguió siendo notoria. Y volvió a plasmarse en el score.

A los 32′, Varela tomó a Banega en el borde del área. El árbitro primero sancionó penal, pero luego rectificó. Acevedo lo convirtió en un penal con barrera: remató con potencia, su tiro rozó en Fabra y vulneró a Rossi: 3-0.

Boca, que el miércoles 10 de agosto jugará ante Agropecuario, de la Primera Nacional, por los octavos de final de la Copa Argentina en la que defiende el título, intenta ratificar esa mejoría ante un rival como Patronato, que cumple una campaña aceptable pero marcha último en la tabla de promedios del descenso.

Te puede interesar