Rusia dejará de participar en la Estación Espacial Internacional después de 2024

Mundo 26 de julio de 2022
Tras una reunión con el mandatario ruso, el jefe de la agencia espacial Roskosmos anticipó que planean armar una estación orbital de la Federación Rusa.
Estación Espacial Internacional

Rusia anunció este martes que dejará de operar en la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés) después de 2024 y se concentrará en construir su propio puesto en órbita, una decisión calificada por Estados Unidos como "desafortunada", en medio de altas tensiones entre Moscú y Occidente por los combates en Ucrania.

El anuncio fue realizado por Yuri Borisov, el nuevo jefe de Roskosmos, la agencia espacial rusa, en una reunión con el presidente Vladimir Putin, en la que precisó que Moscú dejará la ISS "después de 2024", y que mientras su país construye la nueva estación cumplirá con todas sus obligaciones.

"Creo que para este momento comenzaremos a armar una estación orbital rusa", dijo Borisov, y agregó que la nueva estación era la principal prioridad de su agencia.

En su reunión con el mandatario, Borisov indicó que la nueva estación brindará a Rusia los servicios espaciales necesarios para la vida moderna, por ejemplo, navegación y transmisión de datos.

Por su parte, Vladímir Soloviov, diseñador general de la corporación de ingeniería espacial rusa RKK Energiya, anunció que la construcción de la nueva Estación de Servicio Orbital rusa (ROSS, en ruso) podría comenzar en 2028, es decir que habría un lapso entre la fecha de salida del ISS y la puesta en marcha de la nueva estación.

La decisión de Moscú fue califica de "desafortunada" por el vocero del Departamento de Estado, Ned Price quien se mostró sorprendido por el anuncio de Moscú.

"Es una decisión desafortunada dado el trabajo científico importante realizado en la ISS, la valiosa colaboración profesional que nuestras agencias espaciales han tenido a lo largo de los años y especialmente en la luz de nuestro acuerdo renovado sobre cooperación en vuelos espaciales; nos tomó por sorpresa la declaración pública", dijo Price durante una rueda de prensa, según la agencia de noticias AFP.

El vocero del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, dijo que Estados Unidos está “explorando opciones” para lidiar con una retirada rusa.

La estación espacial de 24 años ha sido durante mucho tiempo un símbolo del trabajo en equipo internacional posterior a la Guerra Fría en nombre de la ciencia, pero ahora es una de las últimas áreas de cooperación entre Estados Unidos y Rusia.

El anuncio de Rusia seguramente generará especulaciones de que es parte de las maniobras de Moscú para obtener el alivio de las sanciones occidentales por el conflicto en Ucrania.

El predecesor de Borisov, Dmitry Rogozin, dijo el mes pasado que Moscú podría participar en las negociaciones sobre una posible extensión de las operaciones de la estación solo si Estados Unidos levanta las sanciones contra las industrias espaciales rusas.

La estación espacial está dirigida conjuntamente por Rusia, Estados Unidos, Europa, Japón y Canadá.

La primera pieza se puso en órbita en 1998 y el puesto de avanzada ha estado habitado continuamente durante casi 22 años. Se utiliza para realizar investigaciones científicas en gravedad cero y probar tecnología para futuros viajes a la Luna y Marte.

Por lo general, tiene una tripulación de siete personas, que pasan meses a bordo de la estación mientras orbita a unas 260 millas (420 kilómetros) sobre la Tierra. Tres rusos, tres estadounidenses y un italiano están ahora a bordo.

El complejo de más de 100.000 millones de dólares es tan largo como un campo de fútbol y consta de dos secciones principales, una dirigida por Rusia, la otra por Estados Unidos y otros países.

No quedó claro de inmediato qué se tendrá que hacer en el lado ruso del complejo para operar de manera segura la estación espacial una vez que Moscú se retire.

Te puede interesar