River quebró la resistencia de Aldosivi y lo goleó 3-0 en Mar del Plata

Por la décima fecha de la Liga Profesional, el Millonario se impuso gracias a las conquistas de Agustín Palavecino, Lucas Beltrán y Miguel Borja.
Borja

River Plate afianzó su recuperación en la Liga Profesional. Tras el triunfo por 1 a 0 ante Gimnasia, goleó 3-0 a Aldosivi en Mar del Plata por la décima fecha del certamen.

La Banda asumió la iniciativa, con la presión extendida habitual y mucho ritmo y movilidad, aunque por momentos algo acelerada a la hora de tomar decisiones. El local, en tanto, no temió saltar líneas para el aguante de su doble pivot (Cauteruccio-Silva), buscando ampliar por los laterales, a partir de un esquema con carrileros. En defensa apostó a juntar sus hombres detrás de la línea de la pelota para bloquear opciones de pase.

River encontró terreno más fértil para lastimar por la derecha, con Casco y sobre todo Simón, aunque el volante no alcanzó a acertar en sus centros para encontrar a un inquieto Beltrán. Las intenciones pocas veces se tradujeron en llegadas, apenas un par de remates de Zuculini y Palavecino.

Del otro lado, el Tiburón fue más incisivo por el sector de Lucero y Santiago Silva y su juego físico provocó dolores de cabeza. Dos veces lo anticipó con lo justo Mammana. Y a los 28 minutos puso el cuerpo, dibujó una mediavuelta y sacó el derechazo, pero Armani consiguió rechazar.

La mejor acción del conjunto de Núñez tuvo a Palavecino como gran protagonista. A los 35′, enganchó en la puerta del área y le pegó de derecha, tres dedos: forzó una gran atajada de José Devecchi.

En los últimos minutos de la etapa inicial, River levantó su nivel y el pressing ejercido sobre su adversario. Llevó riesgo con un tiro de Barco que resolvió el arquero, un cabezazo de Zuculini que rebotó en Aliendro y un par de centros venenosos que nadie llegó a conectar. En contrapartida, Aldosivi halló una pifia de David Martínez, que le quedó a Cauteruccio en posición inmejorable, pero también le erró a la pelota.

Tras un inicio de segundo tiempo en el que no logró imponer condiciones, Gallardo buscó un cambio profundo: hizo ingresar a Miguel Borja, Pablo Solari y Nicolás de la Cruz. Los ingresos le dieron otra vivacidad al visitante. El ex Colo Colo fue una máquina de encarar y generar. El colombiano liberó a Beltrán de la tarea de fajarse con los tres centrales. Y las llegadas afloraron.

A los 22 minutos, Devecchi tapó dos veces lo que parecía el 1-0, la segunda, ante una arremetida de Beltrán, con los pies. Y a los 23′, un remate-centro del cordobés volvió a convocar al portero ex San Lorenzo. Pero tanto fue River que encontró y en cantidad. A los 25, De la Cruz pinchó para Borja, que asistió de pecho a Palavecino, quien tocó de derecha y abrió el score.

A los 27, Solari alargó para Borja, quien con toda la calma enganchó dos veces y cedió para Beltrán para el 2-0. Y tras la revisión por parte del VAR, Aldosivi sacó del medio, presionó Beltrán y robó, y Borja encaró al portero y firmó el 3-0 y el primero de su cuenta en Núñez, para coronarlo con el baile del “colibrí”.

El Millonario profundizó su levantada pensando en pelear la Liga Profesional luego del tropiezo en la Copa Libertadores, donde quedó eliminado en octavos de final a manos de Vélez. Desde la jerarquía de sus refuerzos y el rendimiento de varias piezas en alza, como Palavecino, tiene con qué soñar. Alcanzó la línea de los 15 puntos, a siete del líder Atlético Tucumán.

Te puede interesar