Argentina ya consumió los recursos naturales previstos para el 2022 y entró en default ambiental

País 26 de junio de 2022
El 24 de junio, un mes antes de la medida global, fue el Día de Exceso de la Tierra en el país. Qué significa y por qué es importante contribuir para reducir el impacto.
deforestacion

Según los datos de la Huella Ecológica, que mide los recursos naturales que tenemos, el 24 de junio fue el Día del Exceso de la Tierra en Argentina. ¿Qué significa eso? Que desde el viernes se agotó todo el capital y presupuesto ecológico previsto para todo el 2022.

También significa que los próximos meses se consumirán “a crédito” los recursos futuros y generará una nueva “deuda ambiental”.

Se trata de una iniciativa de la Fundación Vida Silvestre Argentina, que busca advertir y alertar a la sociedad sobre los efectos que producen las actividades humanas en la naturaleza. Se trata de una fecha que no está fija, sino que se modifica año a año y se basa en el consumo y uso que la humanidad realiza de los bienes y la capacidad de respuesta que tienen los ecosistemas para reponer esos recursos.

El director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Manuel Jaramillo, explicó que el default ambiental es “el momento en el cual consumimos todo lo que estaba disponible”. “Es consumir más de lo que realmente podemos ingresar. Cuando comparamos con el default económico, las condiciones son parecidas. Si consumimos más de lo que podemos pagar, tenemos que o imprimir papel moneda o generar nuevos recursos o tomar deuda. Si no podemos pagar la deuda, los intereses son cada vez más altos”, planteó.

Y agregó: “De alguna forma, los intereses que se están mostrando son el cambio climático, la degradación de los suelos, la contaminación de los mares. Son diferentes indicadores de esos intereses que estamos pagando por haber tomado más recursos de lo que el planeta puede disponer”.

Un problema reiterativo que notan es que las cuestiones ecológicas dejan de ser una prioridad cuando hay crisis económicas. “Es un error. Si seguimos metiendo mano en la naturaleza, pensando que es una fuente inagotable y que siempre va a respondernos, estamos comprometiendo nuestra capacidad de pago”, expresó Jaramillo.

El representante de la organización ambientalista detalló: “Argentina está un mes antes -el día de exceso- de la medida global, que es el 28 de julio. Las potencias mundiales consumen a una velocidad mucha mayor que la que sus propios países pueden abastecer”.

Sobre las buenas prácticas y la concientización ecológica, sostuvo: “Es un compromiso que va a estar en el cambio de los patrones culturales propios de consumo, pero en los patrones de producción de las empresas y de los países. Esto es cómo los países incentivan o desincentivan diferentes tipos de producción más agresivos o más buenas para el ambiente van a hacer el cambio. Afortunadamente, hay indicios que la perspectiva está cambiando, pero el desafío es enorme”.

Números a nivel nacional y global: en qué situación estamos

* Las poblaciones mundiales de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces sufrieron una disminución promedio del 68% debido a la destrucción ambiental por las actividades humanas. En América Latina la reducción, en promedio, fue del 94% y las principales amenazas son la alteración de bosques, humedales, pastizales y sabanas, la sobreexplotación de especies, el cambio climático y la introducción de especies exóticas.

* Cada año en el mundo se deforestan 10 millones de hectáreas de bosques, el equivalente al tamaño de la República de Corea, o el doble de la superficie de Costa Rica. El Gran Chaco se encuentra entre uno de los 24 frentes de deforestación a escala global, y entre los 9 que están en América Latina.

* Desde la sanción de la Ley de Bosques Nativos en 2007, se perdieron 3.500.000 hectáreas de bosques nativos en Argentina y con ellos todos los beneficios asociados. Además, mucha de esa deforestación se realizó de forma ilegal.

* En las costas bonaerenses, el 80% de los residuos encontrados en las playas bonaerenses fueron plásticos. Una alarma que indica que la contaminación por plástico y el manejo de los residuos derivados, necesita ser parte de las soluciones para proteger los océanos del mundo.

* En Argentina se descartan al mar más de 110 mil toneladas de merluza en buen estado al año, manifestando un manejo deficiente de los recursos pesqueros. A nivel global el 30% de los recursos pesqueros del planeta se encuentran sobreexplotados.

* La matriz energética nacional se basa, principalmente, en el uso de combustibles fósiles, cuya combustión emite gases de efecto invernadero y otros contaminantes a la atmósfera, que son los principales causantes del cambio climático y el calentamiento global.

* A nivel global, alrededor de un 40% de los alimentos se desperdicia antes de ser consumidos, lo que implica también se desperdician los recursos naturales que fueron utilizados para producirse. Esto sucede a la par de que más de 800 millones de personas en el mundo padecen hambre y 3.000 millones no pueden permitirse una dieta saludable. Asimismo, en nuestro país, alrededor del 30 % de niños, niñas y adolescentes sufre emergencia alimentaria.

Este gráfico muestra el Día del Exceso 2022 en cada parte del mundo. (Foto: Global Footprint Network)

Cómo contribuir para reducir el impacto

* Poner en práctica la regla de las 4R. Reducí tu consumo y desperdicios al máximo. Reciclá tus residuos, para que sean utilizados como materia prima para la creación de nuevos productos. Reutilizá y Repará objetos para darles un nuevo uso y extender su vida útil antes de desecharlos.

* Ser responsables con los residuos. Hay que darle una adecuada disposición separando aquellos que son reciclables de los que no. Además, una buena alternativa es hacer compost con los residuos orgánicos, para reducir los desechos al máximo.

* Reducir el desperdicio de alimentos. Planificá tus comidas y compras para evitar desperdiciar comida que no utilices. De todos los alimentos producidos aproximadamente el 40% no se consume y terminan en la basura.

* Buscar alternativas sustentables, que permitan compatibilizar nuestros consumos con la conservación de nuestros ambientes naturales.

* Recorrer a pie o en bici todo lo que puedas, así ayudas a reducir el consumo de combustibles fósiles.

* Utilizar con moderación y a conciencia los recursos naturales, como el agua y la energía, porque son bienes escasos.

TN

Te puede interesar