Crimen de la bebé: Los médicos afirmaron que la víctima tenía signos de maltrato infantil

Locales El jueves Por Susana Dicastro
Se reanudó el juicio por el crimen de la bebé de cuatro meses, ocurrido en abril del 2019 en nuestra ciudad. Los médicos forenses que participaron de la autopsia de la beba de 4 meses declararon esta mañana y dijeron que la bebé había sido golpeada 72 horas antes de su muerte.
Caso de Infanticidio en Tinogasta

Así lo confirmó la médica forense de la provincia de La Rioja, Dra. Verónica Vergara de la Fuente, quien participó de la operación de autopsia de la pequeña víctima, al declarar como testigo en la segunda audiencia del juicio en el que sus padres Juan Olivera y Daniela González comparten el banquillo de los acusados.

La profesional fue contundente al responder las preguntas de las partes señalando una y otra vez que la lesión que desencadenó en la muerte de la niña fue la fractura de cráneo. Asimismo dijo que presentaba una fractura en el húmero pero que la misma no era la lesión fatal.

En cuanto al tiempo de la lesión, señaló que la misma tenía una data de 72 horas previas a la realización de la autopsia. 

Cabe recordar que 24 horas antes de la muerte de la niña, sus padres recién la llevaron al hospital manifestando que se había ahogado con leche.

Luego declaró la psiquiatra, Silvina Gallardo, que es del Cuerpo Interdisciplinario Forense,

quien le dijo a los jueces que González al momento de la pericia estaba angustiada por la detención y presentaba una actitud “aniñada” por la situación que le tocaba atravesar. Resaltando la profesional que el nivel de angustia que padecía era incongruente con la situación.

Al referirse a Olivera, señaló que el mismo presentaba una personalidad manipuladora con utilización de mecanismos defensivos de negación. 

Asimismo dijo que la defensa del imputado era la de apostar a la desvalorización de su pareja. En cuanto al hecho, es decir de la muerte de su hija, recordó la profesional que el imputado negó su participación en  el mismo y proyectó el hecho hacia terceros no demostrando ningún tipo de angustia. Al igual que en el caso de la mujer, la profesional aclaró que la angustia que tenía era por la detención, no por lo que le aconteció a su hija.

Luego declararon dos enfermeras quienes dijeron que recibieron al padre con la beba y luego la vio una pediatra. Ellas prestaban servicio en el Hospital de Tinogasta. Con dichas testigos concluyó la audiencia pasando el juicio a un cuarto intermedio hasta el próximo martes en el que se prevé se escuche a los dos últimos testigos. Uno de ellos el psiquiatra que vio a la mujer en el Correccional. 

Te puede interesar