Boca ganó en la altura de La Paz y se acomodó en la Copa Libertadores

Deportes 04/05/2022 Por Susana Dicastro
El único gol del partido lo hizo Toto Salvio, tras un polémico penal. El equipo de Sebastián Battaglia, que estaba último, es el nuevo escolta del Corinthians en el Grupo E. Los últimos dos partidos los definirá como local.
Salvio Boca

Boca Juniors le ganó 1 a 0 a Always Ready en Bolivia por la fecha 4 del Grupo E de la Copa Libertadores. El Xeneize se puso en ventaja gracias a un polémico penal que sancionó el árbitro peruano Kevin Ortega por una infracción que no existió del arquero local Arnaldo Giménez sobre Salvio, quien luego cambió la pena máxima por gol. Con estos tres puntos, el elenco de Sebastián Battaglia abandonó el último lugar y ahora con seis puntos es el nuevo escolta del Corinthians (7). Detrás aparecen Deportivo Cali (5) y los bolivianos (4).

El equipo argentino tuvo un gran rendimiento en la altura de La Paz. La diferencia la hizo en la primera parte, pero en el complemento manejó los hilos del juego con inteligencia y sumó tres puntos valiosísimos. Ahora, dependerá de sí mismo de cara a los próximos dos encuentros que los jugará como local ante el Timao, el martes 17, y el Deportivo Cali, el jueves 26.

Al margen del penal que le dieron que no existió, la ventaja con la que se fue en el primer tiempo fue merecida. En ningún momento Always Ready lo incomodó, salvo por esporádicos contragolpes, provocados por los malos retrocesos del equipo visitante, y mediante algunos remates de media distancia. Eduardo Salvio, ubicado por la izquierda del ataque, tuvo un par de situaciones y se erigió como figura rápidamente. Sin embargo, en esa acción resolvió mal y no le encontró la puntada final a sus disparos. Como la que tuvo muy clara y que pedía pase para Luis Vázquez, pero optó por un remate alto. El propio centrodelantero también armó una acción personal, con gran enganche y remate cruzado desde la puerta del área que Arnaldo Giménez alcanzó a manotear hacia un costado.

El arquero local fue el protagonista a los 33 minutos por un penal inexistente que el juez peruano Kevin Ortega sancionó sobre Eduardo Salvio. El propio Toto cambió la pena máxima por gol un minuto después. Más allá de la polémica sanción del árbitro, Boca Juniors se puso de forma merecida en ventaja y luego lo justificó con más aproximaciones claras de gol. A los 39, el fondo de Always Ready perdió una pelota de manera insólita y esta vez sí Salvio asistió a Vázquez, quien enganchó dentro del área pero se encontró con otra rápida reacción del arquero rival.

En la acción siguiente, otro balón largo de Frank Fabra para el pique de Vázquez y nuevamente el Arnaldo Giménez se adelantó y, fuera del área, despejó a un lateral. Fue el mejor momento del Xeneize, con dominio de pelota y también situaciones de riesgo a favor. En los minutos finales, Agustín Rossi acusó una molestia en la pierna derecha y tuvo una tapada estupenda ante un remate de volea de Gustavo Cristaldo. Antes, Toto Salvio había realizado una gran jugada individual que bloqueó el arquero local Arnaldo Giménez.

Salvio

El complemento no fue igual al primer tiempo, pero Boca Juniors no sufrió demasiado. Jugó un partido inteligente, apretó líneas atrás y cuando el partido más lo ameritaba, Sebastián Battaglia equilibró el medio con los cambios. Así fueron pasando los minutos y la clasificación a los octavos de final ahora se ve de manera más clara.

De Always Ready muy poquito para destacar. Apenas un cabezazo perfecto de Riquelme, quien entró en el complemento, y salió muy cerca. Un remate al palo, pero que si terminaba en gol iba a ser anulado por offside y una gran tapada de Agustín Rossi, en un centro pasado. Resulta poco para un equipo boliviano que estaba obligado a ganar como local para “recuperar” los tres puntos perdidos en la fecha pasada, en este mismo escenario, ante Deportivo Cali.

El Xeneize pudo aumentar el marcador, ya que contó con buenos contragolpes, pero le faltó la puntada final. Oscar Romero y Pol Fernández fueron de lo mejor en un mediocampo que se asentó en un terreno difícil por la altura y también por el mal estado de la cancha. Salvio terminó siendo la gran figura. A los peligros constatnes que llevó en cada acción ofensiva, le sumó un gran sacrificio para bloquear por su banda cualquier intento del local. El final se equilibró a favor de Boca luego de la insólita expulsión de Cortes, quien había ingresado minutos antes en el local pero perdió la cabeza al patear el rostro de Frank Fabra y luego meterle un durísimo planchazo sobre Campuzano en plena discusión. Zeballos, cuando el partido llegaba a su fin, también pudo marcar.

Te puede interesar