Por un error judicial, el juez de control de garantías ordenó la libertad de un delincuente

Locales 18 de abril de 2022 Por Fabián Juarez
Se esperaba que la semana pasada fuera enviado al penal de Miraflores, donde aguardaría el juicio en su contra. Sin embargo, un error en la solicitud de la prisión preventiva, le dio la libertad.
Juzgado de Tinogasta

Tras el horrendo crimen de Luis Antonio Ramos (43), cuyo cuerpo fue desmembrado de cráneo, brazos y piernas, supuestamente por Ezequiel Córdoba (19) y su novia, Luján Robledo (18), los vecinos no salen de su asombro y preocupación al haber tomado conocimiento de que un peligroso delincuente, quien ingresó a una casa, abusó de una joven -quien se despertó y forcejeó para que el hecho no pasara a mayores- y le robó el teléfono celular, dejó el calabozo de la comisaría local, por, aparentemente, un error en el expediente judicial. 

El sujeto de apellido Casas, quien robó y abusó sexualmente de una joven mientras dormía en el mes de febrero, no fue enviado al Penal de Miraflores, sino que, contrariamente, recuperó la libertad.

Según consigna hoy diario La Unión, los voceros de la investigación, quienes confirmaron que Casas ya no estaba privado de la libertad, siendo la medida dictada por el juez de control de garantías, a quien “no le quedó otra” que “devolver” a la calle a un abusador, en vez de enviarlo al penal para que esperara el juicio tras las rejas, por un error judicial.

Casas había sido detenido a mediados del mes de febrero cuando, junto a otro sujeto, quien también estuvo preso, pero recuperó la libertad, aun cuando sigue vinculado a la causa. Todo esto sucedió luego de perpetrar un raid delictivo, ingresando al menos a tres domicilios desde donde se apoderaron de dos teléfonos celulares.

Tal como se informó en aquella oportunidad desde la fiscalía de la Quinta Circunscripción Judicial, estos sujetos aprovecharon que la ventana de una de las habitaciones de las viviendas estaba abierta e ingresaron. Uno de ellos, entró a la habitación, tomó el teléfono celular que estaba cargando y salió, mientras el otro lo esperó afuera en la moto para darse a la fuga.

Cuando ingresaron al inmueble de una de las víctimas, Casas sorprendió a una joven mujer mientras dormía e intento violarla, pero ella se resistió y el sujeto se marchó.

Días después del reporte de las denuncias, la policía local arrestó a los jóvenes, quienes habían reducido los teléfonos robados en un “quiosco”, supuestamente a cambio de estupefacientes.

Tras la detención de Casas y su coautor, la fiscalía imputó e indagó a ambos, recayendo sobre Casas la acusación de Abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa y dos hechos de robo. Por la gravedad de la imputación, desde el ministerio público fiscal se pidió la audiencia de control de detención, la que fue confirmada el 4 de marzo pasado y, finalmente, el 17 del mismo mes se solicitó la audiencia de prisión preventiva. Es decir, que Braian Casas fuera enviado al penal de Miraflores al aguardo del juicio oral en su contra.

Sin embargo y, aunque el motivo no fue precisado por las fuentes consultadas, se confirmó que el viernes 8 de abril el juez de control de garantías ordenó la libertad de Casas por, supuestamente, presentar el decreto de la prisión preventiva un “error” insalvable, por lo que, para no violar la ley, el juez ordenó que Casas dejara el calabozo de la comisaría departamental al día siguiente.

Te puede interesar