Tres joyas naturales ocultas para descubrir en Argentina en Semana Santa

Sociedad 07 de abril de 2022 Por Susana Dicastro
Para los que necesitan un poco de inspiración para definir cuál será el lugar que visitarán el fin de semana largo de Semana Santa, Fiambalá en el podio de las elecciones.
Dunas de Medanitos

El territorio argentino posee una amplia variedad de paisajes y climas. Desde la imponente Cordillera de Los Andes hasta las extensas costas del Atlántico uno puede encontrar joyas de la naturaleza a las que muy pocos han llegado. Desde el Norte argentino hasta el "Fin del Mundo" en la Patagonia existen rincones que no dejan de maravillar.

En esta nota te mostramos tres joyas naturales ubicadas en el Norte, Sur y Centro del país, ideales para aquellos que ya tienen programado cuál será su próximo destino y para los que necesitan un poco de inspiración para definir cuál será el lugar que visitarán el fin de semana largo de Semana Santa.

Dunas de Medanitos

En nuestro departamento de Tinogasta (Catamarca), se ubica la localidad de Medanitos. A este pequeño pueblo, situado en las cercanías de Fiambalá, se llega desde San Fernando del Valle de Catamarca, capital de la provincia, por la Ruta Nacional 60 (324 km).

Aquí se encuentran extensas dunas blancas, un paraíso para disfrutar del sandboard. Las dunas de Medanitos y Saujil son lugares donde los médanos emergen entre los cerros y cambian sus formas según la fuerza y la dirección del viento. Cada vez que te acerques, encontrarás un paisaje distinto. 

Puerto San Julián

Ubicado en las maravillosas playas de Santa Cruz, en la Patagonia Argentina, este puerto es el guardián de un hermoso horizonte y de la historia del lugar. Corría el año 1520 cuando desembarcó en estas tierras el legendario navegante Hernando de Magallanes. En ese momento nació la historia de Puerto San Julián. 

Además, es posible explorar sus costas donde los pingüinos y las toninas esperan junto a un mundo de fauna autóctona. 

Laguna Melincué

Con sus aguas con propiedades curativas, y sus barros perfectos para tratamientos de belleza y relajación muscular, se encuentra en la provincia de Santa Fe la laguna Melincué. Esta joya fue declarada Sitio Ramsar por su valor como humedal. Aquí también se puede navegar en el espejo de agua y contemplar las islas que asoman en su cauce. 

En el recorrido es posible ver juncales y totorales, chañares y espinillos. Además se puede observar la abundancia de aves acuáticas que habitan el lugar y asombrarse ante bandadas de flamencos rosados. 

Te puede interesar