Raúl Jalil: “Tal vez tengamos que renegociar el aguinaldo”

El gobernador advirtió que es necesario que haya un nuevo orden político y económico después del coronavirus

En dialogo con Infobae, el Gobernador de la provincia hizo hincapié en los cambios que generará la pandemia en la economía. Habló de un “nuevo orden” en el sistema político y de un cambio cultural que la sociedad argentina deberá internalizar. Jalil está convencido que la crisis generada por el coronavirus será una oportunidad para reactivar las economías regionales y fortalecer el circuito interno de compra y venta.

-¿Cuál es la principal conclusión que le dejó hasta el momento el impacto de la pandemia en el sistema político, económico y sanitario de la Argentina?

-Estudié economía. Simon Kuznets decía que había cuatro sistemas económicos: los países desarrollados, los subdesarrollados, Japón y Argentina. Ahora viene un quinto sistema económico y social que es esta pandemia. Va a nacer otro orden social, otra forma de comercializar y otro tipo de relaciones laborales. Aunque vuelva a la normalidad la salud, esto indefectiblemente cambió el orden mundial y la forma de relacionarse. Nosotros tenemos catamarqueños que están viniendo de todos los lugares del mundo para volver a vivir en la provincia. Vuelven desde los Emiratos Árabes, Brasil, La Rioja o Córdoba. Muchos de ellos lo hacen porque se quedaron sin trabajo.

-¿Tiene que ver con una cuestión sanitaria y económica?

-Sí. Obvio. Ellos vuelven a su origen para la contención social y económica en su casa, en su familia.

-¿Ese fenómeno puede extenderse a otros argentinos que están viviendo en otros países del mundo?

-En todo el mundo está pasando lo mismo. Hace poco fui a los Emiratos Árabes, Toronto y Estados Unidos porque tenía una reunión por la minería. Ese mundo globalizado no va a existir más. Volver a arrancar va a costar mucho.

El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil

-¿Y sobre el impacto de la pandemia en Argentina y, especialmente, en Catamarca, qué conclusión saca?

-Quedó demostrado que el Estado no estaba funcionando bien. Nosotros en el Estado tenemos poca gente en salud y en seguridad, y mucha gente en las cámaras legislativas. Yo lo había planteado en la campaña. No tengo problemas en decirlo. Quedó demostrado que hay excesos del sistema que vamos a tener que replantearnos. No puedo tener 2800 empleados en la Legislatura y 3500 en la Policía.

-¿Entiende que hace falta equilibrar recursos con respecto a la cantidad de gente que tiene en el sistema de salud y en las fuerzas de seguridad, con respecto a los que integran el sistema político?

-Sí, el sector político y el sector social. Es decir, los movimientos sociales. Esto demostró que el sistema no estaba funcionando y puso en evidencia todas las falencias que tenemos en la administración de los recursos del Estado.

-¿Qué condiciones de trabajo tienen hoy las personas que integran el sistema de salud y las fuerzas de seguridad de la provincia?

-Nosotros estamos trabajando bien. Por ahora no tenemos casos de coronavirus. Hace poco estuve en un hospital de Pomán, en el que hay que invertir. Venimos relativamente bien, de cuatro años con muchos problemas económicos. El país hace diez años que no crece. Los últimos cuatro años han sido muy complejos, sobre todo para el norte argentino. Y nos tocó esta pandemia inesperada. Cuando hay una emergencia salen a relucir los problemas reales que tenemos.

-¿Cuáles?

– Que tenemos poca gente en salud y seguridad. Que tenemos mucho gasto político. Nosotros queremos una reforma de la Constitución para que el límite sean dos mandatos. Lucía (Corpaccci) podría haber sido candidata otra vez. Tenía el 80% de imagen positiva. No quiso. Y yo también pienso en que dos mandatos es lo mejor. Esto tiene que servir para repensar la función del Estado. Tenemos muchas problemas que hoy salen a la luz. Se ven en todo el mundo las falencias que hay en los sistemas de salud y lo recargado que está el sistema político.

-¿La pandemia desnudó las debilidades del Estado?

-Desnudó y puso en evidencia que este sistema político no está para resolver los problemas. Son los mismos problemas que tendríamos si todo volviera a funcionar igual que antes: la distribución de los recursos del Estado y para qué cosas se prioriza las políticas de Estado. Tienen que cambiar a partir de ahora.

-¿Qué otras cosas se deberían cambiar?

-El sistema económico y social también tiene que cambiar. El mundo se tiene que repensar. Esta crisis tiene que ser una oportunidad para repensar el sistema político, económico y social. En lo que respecta a nuestro país, creo que esto va a servir para reactivar las economías regionales.

-¿Por qué?

-Porque al día de hoy todo lo comprás afuera. Tenés que ir a comprar los barbijos a China. Vengo de una fábrica de aceitunas y dulces. Les dije que ahora tienen que empezar a producir alimentos que se consuman en Catamarca. Hay que hacer un sistema para producir lo nuestro. Era más barato traer el tomate triturado de China que hacerlo en Catamarca. Acá hay que repensar un nuevo sistema económico con los sindicatos, los empresarios y los ciudadanos.

Raúl Jalil durante una de las recorridas por las fábricas de Catamarca

-Un camino a seguir como consecuencia de la pandemia.

-Primero hay que gobernar la pandemia. No sabemos cuánto dura. Después hay que salir con un sistema económico y social que no está en ningún libro de historia.

-¿Cómo definiría al sistema económico que vendrá?

Hay que utilizar un sistema en el que se valore más lo nuestro, las economías regionales. En el que también se le dé un valor a la industria y al comercio. En el que no haya tantas complicaciones en la forma de contratar a un empleado o en la forma de interactuar entre las provincias. De esta situación hay que salir con un sistema más igualitario.

-¿Hay que reducir la estructura política?

-Sí, hay que reducir la estructura política. Y, además, el Estado va a tener que tener un peso específico más importante en la economía. Porque en las crisis el Estado vuelve a ser importante. Debemos tener la capacidad de adecuar al Estado a este nuevo sistema económico, social y político que vendrá. A este nuevo orden mundial que vendrá.

-¿Piensa que habrá un cambio abrupto en la cultura social y en las reglas de higiene de los argentinos?

-Cuando pusimos el barbijo obligatorio el 95% lo usó. Tuvimos una respuesta inesperada de la gente. Porque la gente también valora la vida. Prioriza la vida a lo económico. Creo que la gente va a ir cambiando su cultura. Porque es un proceso obligatorio. Para poder salir a trabajar, mientras dure la pandemia, hay que hacerlo de otra forma. Hay que llevar adelante un cambio cultural muy grande, si no vamos a tener que volver a restringir todas las actividades.

-Lo que aparece en el horizonte son comportamientos diferentes dentro de la cultura argentina. Distanciamiento social, otras reglas de higiene, nuevas formas de trabajar y trasladarse. ¿La apertura depende de cómo se comporte la gente?

-Obviamente. Porque si no vamos a tener que volver a cerrar. El aislamiento le está sirviendo a la gente para recapacitar. Creo que esto tiene que servir para algo. Hoy es este virus y mañana podrá ser otro. Se puede encontrar la medicación o la vacuna para este virus, pero indudablemente esto ha cambiado. Es la primera vez en la historia de la humanidad que tenemos el mismo fenómeno, en el mismo momento, en todo el planeta.

El gobernador catamarqueño durante una de las videoconferencia que encabezó el presidente Alberto Fernández (Twitter: @RaulJalil_ok)

-Catamarca es una de las dos provincias que no tiene casos de coronavirus. ¿A qué cree que se debe?

-Ya veníamos trabajando con el dengue y tomamos algunas decisiones rápidas. Fuimos los primeros en poner el barbijo obligatorio, cerramos la frontera rápidamente, cerramos las escuelas y los espectáculos públicos antes que los demás. Fue mucho trabajo junto con los intendentes, a quienes les dimos la responsabilidad del cuidado de la frontera. Pusimos restricciones exhaustivas y sirvieron.

-¿Cómo es el protocolo para los catamarqueños que están volviendo de otros lugares del país?

-En poco tiempo vamos a tener unos 2000 catamarqueños que van a ingresar. Irán a sus hogares con un control permanente del Ministerio de Salud y del Ministerio de Seguridad. Vienen de todos lados. No solamente de otras provincias. Todos lo que han perdido los trabajos están regresando a sus hogares.

-¿Cómo va a llevar adelante en Catamarca la cuarentena administrada?

-En lo que respecta al plano sanitario, económico y social seguimos todas las políticas nacionales. Estamos a favor de las decisiones que tome la Nación y las acompañamos. Pero si no hay un acompañamiento de la gente, tenemos que volver para atrás. Es prueba y error. Pero si no hay un cambio cultural y responsabilidad de los ciudadanos, vamos a cerrar todo al otro día.

-¿Le pidieron abrir alguna actividad al Gobierno?

-Todas las actividades que ellos permitieron ya las hemos abierto.

-¿Y cómo vienen funcionando?

-Hasta ahora viene funcionando bien. Toda la gente utilizando barbijo. Pero en la economía vamos a tener serios problemas. Tenemos un sistema económico durante la pandemia que no sabemos cuánto va a durar. Tenemos que repensar qué vamos a hacer después de que pase.

-¿Hay actividades, más allá de las que ya liberó el Gobierno, que hayan pedido que se abran?

-No. Solamente hemos habilitado las actividades que la Nación permite que habilitemos. No vamos a habilitar más que eso. Vamos a hacer cautos. Más allá de que no tengamos casos, vamos a hacer muy cautos. Y en el caso de que la gente no cumpla, iremos cerrando los negocios. Y si hay que volver al aislamiento, lo vamos a hacer.

-¿Tiene sectores productivos o económicos que le estén pidiendo el retorno a las actividades?

-Sí. Hemos tenido sectores que nos han pedido abrir, como es el caso de los peluqueros o del comercio. Les hemos dicho que no. Solamente a través de delivery. Al menos, por ahora. Venimos coordinando todas las acciones y decisiones con la Nación. Estamos trabajando muy bien con Santiago Cafiero y “Wado” De Pedro.

-¿Y por dónde cree que puede venir la apertura de actividades en la provincia?

-Nosotros lo que nos está quedando pendiente es la obra privada. Tomar la decisión de si se va a habilitar o no. Hay otra provincias que ya lo han hecho.

-¿Cuál es el sector productivo de Catamarca que más dañó este mes de cuarentena?

El comercio y un sector de la industria. Parte de la industria textil. Tenemos una parte de la industria textil que todavía no empezó a funcionar.

-¿Y la olivicultura, la vitivinicultura y la nogalicultura?

-Todo eso está funcionando

-¿Cuántos habitantes tiene Catamarca?

-400.000

-¿Cuántos tienen empleo registrado?

-Privado debemos tener cerca de 40 mil. Pero la mayoría son empleados públicos.

-¿Cuántos?

-Tengo 38 mil empleados provinciales y 18 mil municipales.

-¿Va a poder pagar sueldos en los próximos meses?

-Nosotros, por ahora, sí. Estamos asistidos por la Nación. Lo que pasa es que nadie sabe cuánto va a bajar la recaudación. Tal vez tengamos que ver si hay que renegociar el aguinaldo. Esto va a ser día a día.

-¿Entonces, por el momento, los sueldos de abril y de mayo del área estatal están asegurados?

-Sí, por ahora, sí.

-El ministro de Educación, Nicolás Trota, dijo que no cree que el año se termine sin clases presenciales pero que, por ahora, no vuelven. ¿Podría una provincia como Catamarca, donde no hay casos de coronavirus, si el ministerio lo determina, volver en este momento?

-No. Porque las clases, los espectáculos públicos y el transporte público son los peores lugares para que la gente se contagie. No hay contagios en Catamarca, pero en el norte argentino sí. Y tenemos circulación del virus.

-¿Usted entiende que Catamarca, en la situación económica y sanitaria que está, puede salir bien parada de la pandemia?

-Yo digo que si se reestructura un sistema político y económico distinto, puede ser una gran oportunidad para los catamarqueños.

El Gobernador aseguró que no tendrá problemas para pagar sueldos en los próximos meses (Twitter: @RaulJalil_ok)

-Utilizar la crisis de la pandemia como una oportunidad.

-Sí. Para reactivar las economías regionales y para que tengamos menos importaciones. Creo que puede ser una gran oportunidad.

-Es una mirada positiva en un momento difícil.

-Yo siempre he sido positivo. Pero creo que esta crisis tiene que ser una gran oportunidad para las economías regionales y para reestructurar el sistema político.

Infobae

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...