Qué tienen que hacer para no repetir los alumnos que deben 4 materias

El Gobierno reglamentó el Programa para contener a los alumnos del secundario que deben más materias de las permitidas. Cursarán a contraturno y no deberán rendir un examen, sino responder a evaluaciones continuas.

El Gobierno reglamentó el programa para que los alumnos del secundario que deben hasta 4 materias no repitan el año y puedan pasar de manera condicional. Esa medida se comenzó a aplicar “de hecho” ayer, cuando muchos alumnos que en otro momento deberían haber repetido pudieron iniciar las clases.

El Programa es bastante explícito: “Te acompañamos en la recuperación de saberes para que pases de año 2020”. Los alumnos que accedan deberán cursar a contraturno las materias que adeudan y allí tendrán un sistema de calificación continua. Es decir, no  habrá mesa de exámenes sino evaluaciones permanentes. Si en ese período de un mes aprueban, equivale a promover la materia que adeudaban. En total cada alumno puede participar solo de uno espacio de materias complementarias de materias tradicionales y podrán sumar una más de contenidos específicos.

Pero para acceder hay algunos requisitos. Pueden sumarse quienes deban 3 materias convencionales y hasta una más que sean de “formación específica” como artes y tecnología. Además, deben haber participado de las clases de apoyo del período complementario y haberse presentado a rendir los exámenes en febrero.

Los padres deben involucrarse y tienen que firmar un acta compromiso y así será matriculado “provisoriamente en el curso inmediato superior” y “el estudiante deberá acreditar parcialmente los saberes adeudados hasta lograr la acreditación total”.

La evaluación será “continua y formativa, tomando como base la “planificación complementaria” del docente del espacio curricular, diseñada para intensificar el proceso de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes con dificultad en su trayectoria”.

Los Motivos

La deserción y la repitencia en el secundario son los motivos que, aseguran desde la DGE, motivan la búsqueda de nuevas estrategias. En ese sentido, sugieren que los exámenes finales no resultan una buena forma de acompañar el proceso de los alumnos con dificultades.

Uno de los aspectos que genera mayor deserción escolar es la repitencia y aunque se vienen implementando acciones para la mejora de la promoción, no hemos logrado la implementación de una propuesta superadora a la repitencia”, argumentan. Según los datos oficiales, entre 2017 y 2018 hay una variación entre un 5% a 7% entre los estudiantes que no lograron la promoción finalizado el período complementario de febrero y que alcanzaron la misma en las mesas de marzo. Es decir, son muy pocos los alumnos que aprueban en las mesas de marzo y evitan así la repitencia.

Por eso apuestan a la “promoción” y no al examen. “La promoción entendida como la habilitación para el pasaje de un tramo a otro de la escolaridad, constituye un acto en el cual las instituciones toman decisiones cuya naturaleza debe ser pedagógica, teniendo en cuenta los aprendizajes logrados por los estudiantes y con el debido reconocimiento a la alta incidencia que tiene en la definición de su trayectoria escolar”, aseguran.

La medida sorprendió cuando se anunció, porque históricamente los alumnos que debían más de 2 materias repetían de año automáticamente.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...