Máximo Kirchner destacó “la transparencia que siempre caracterizó a su familia”

El diputado nacional se presentó ante el juez Julián Ercolini pero no respondió preguntas. Dijo que la acusación es “vaga” y que actuó por una relación familiar. 

El diputado Máximo Kirchner, hijo de la ex presidenta Cristina Kirchner, pasó por los tribunales de Comodoro Py para declarar en indagatoria ante el juez federal Julián Ercolini en el marco de la causa Hotesur. Con este acto procesal comenzó una semana judicial en la que habrá una destacada actividad en los tribunales federales de Comodoro Py.

Máximo ingresó 15 minutos antes de las 10, horario en el que había sido citado y se fue menos de media hora después. Según se supo, se presentó un escrito en el que negó las acusaciones y pidió ser sobreseído. Además se negó a contestar preguntas.

facebook VOCES ESCRITAS

En uno de los párrafos destacados de la presentación, el hijo de la ex Presidente señala: “Mi intervención en los actos de comercio que se llevaron a cabo entre los años 2005 y 2009 tuvo lugar, básicamente en carácter de mandatario de Néstor y/o Cristina fue desarrollada en el marco de la relación familiar y de confianza existente, ateniéndome en todo momento a los límites del mandato conferido, con estricto apego a la ley y con la transparencia que siempre caracterizó a todas las operaciones comerciales realizadas por nuestra familia”.

El miércoles será el turno de su hermana Florencia. Ambos deberán declarar como sospechosos de las maniobras por las que ya fue indagada el jueves pasado la ex jefa de Estado.

“Todos los hechos que se describen en la acusación son operaciones comerciales absolutamente lícitas, como ya fue declarado por la justicia e incluso por este mismo juez y fiscal intervinientes”, sostuvo Máximo Kirchner en el escrito que presentó junto con su abogado, Alberto Beraldi.

El diputado nacional llegó a los tribunales acompañado por militantes y legisladores nacionales de La Cámpora. Entre otros, estaban Andrés Larroque, Eduardo “Wado” De Pedro, Axel Kicillof, Teresa García, Anabel Fernández Sagasti y Martín Sabatella.

La indagatoria fue ante el juez Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita. Máximo escuchó la imputación -a diferencia de su madre que la semana pasada rechazó que se la leyeran- y entregó el escrito.

En ese texto señala que hay una “inusitada gravedad institucional del caso y las garantías constitucionales que se ven afectadas”. Agregó que la acusación es un “relato vago que solo describe operaciones comerciales absolutamente regulares y lícitas, que fueron declaradas por las partes intervinientes”.

Al igual que su madre, Máximo sostuvo que ya hubo siete fallos judiciales que analizaron las operatorias y el patrimonio de los Kirchner que los desvincularon del caso.

Puntualmente sobre su intervención en la sociedad “Hotesur” sostuvo que fue mandatario de Néstor y Cristina Kirchner. “Tal actuación fue desarrollada en el marco de la relación familiar y de confianza existente”, señaló.

En mayo, los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques dictaminaron que mientras el empresario Lázaro Báez -detenido hace casi un año- recibía negocios de la obra pública vial en Santa Cruz por 46.000 millones de pesos, garantizaba a los ex presidentes Cristina y Néstor Kircher y a sus hijos ingresos millonarios a partir del alquiler de sus hoteles. Esos ingresos les permitían “aumentar notablemente su patrimonio”.

Comentarios

comentarios