Más detalles escalofriantes del asesinato del ex secretario de CFK

Si bien el juez de la causa ya había dado las primeras conclusiones respecto al resultado de la autopsia, este jueves se conocieron más detalles del asesinato de Fabián Gutiérrez.

El juez Carlos Narvarte, quien investiga el asesinato de Fabián Gutiérrez, ya había dado a conocer las conclusiones preliminares de la autopsia practicada en el Laboratorio Forense de Río Gallegos, Santa Cruz, sobre el cuerpo del ex secretario de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero este jueves se conocieron detalles desconocidos de la violenta muerta de quien era uno de los arrepentidos en la causa de los cuadernos. Los peritos sostuvieron ante el magistrado que recibió “torturas que dejaron varios signos, que fue asfixiado mecánicamente con un trozo de cable y que participó más de una persona para ejercer violencia corporal”.

Los peritos también afirmaron que “tenía dos golpes en el cráneo, en la frente y en el parietal izquierdo. Un fuerte golpe en el ojo, múltiples golpes y escoriaciones en el rostro y la cabeza. En el cuello presentaba tres puntazos realizados con un cuchillo tipo Tramontina -que fue encontrado en la casa de Gutiérrez con sangre-. Varias marcas de ahogamiento en el cuello por la presión realizada con un cable y la causa de la muerte fue asfixia mecánica”.

Agregaron que “en el tórax tiene múltiples golpes y escoriaciones que fueron realizadas por patadas, trompadas y elementos duros”. Y completaron: “Presenta golpes en brazos y piernas. Los moretones significan que estaba con vida mientras lo golpeaban. En las muñecas tenía cortes por los precintos de plástico con los que lo sujetaron. Se usaron dos cuchillos, uno con filo y otro serrucho, un palo y un cable. Estos elementos fueron secuestrados. También los precintos con los que sujetaron sus manos”.

Respecto a la investigación, se conoció que en la casa de Gutiérrez no se hallaron más precintos. Esto quiere decir, o que utilizaron los pocos que había en el lugar o que los tenían los asesinos. En ese caso, se podría especular con que hubo “premeditación”.

Los resultados toxicológicos preliminares determinaron que Gutiérrez “no había ingerido drogas, pero sí alcohol”.

En la causa, los investigadores secuestraron 85 elementos de pruebas, entre ellos, además de las armas blancas, los teléfonos de los imputados y el de la víctima, el cual fue descartado por los asesinos debajo de una piedra en el terreno de una obra en construcción.

En la casa del ex secretario de Cristina había manchas de sangre en el baño y en la cocina. Al parecer se lavaron las manos ensangrentadas. Y las lesiones que tiene el cuerpo son tan sangrantes y contaminantes que quedaron rastros en la escena del crimen, el camino, la camioneta y hasta el lugar dónde fue enterrado.

En la casa de uno de los detenidos, dónde encontraron a Gutiérrez semienterrado, hallaron un equipo de música, y un televisor de 50 pulgadas, habanos, bebidas alcohólicas, incluso el ron que había comprado la noche del jueves para, se supone, compartirlo con su joven pareja, con quien se estaban conociendo, según reconoció el propio imputado y principal sospechoso del crimen.

La reconstrucción de la operación de autopsia y los detalles de la misma fueron analizada y reveladas por el médico Claudio Santa María, el profesor en medicina que colaboró para determinar la posición en la que mataron a la Ángeles Rawson en base a las lesiones que tenía el portero Jorge Mangeri. También le presentó al fiscal federal Jorge Taiano un informe de 35 carillas que demostraría la manera en que presuntamente asesinaron al fiscal Alberto Nisman.

Santa María elaboró además una serie de maquetas que muestran los detalles de los golpes y heridas que recibió la víctima mientras agonizaba.

Infobae

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...