Marcos Peña salió a despejar fantasmas de “otro 2001” por el FMI

El jefe de Gabinete busca “dar tranquilidad a los argentinos” mientras el Gobierno negocia una ayuda del organismo internacional. “No es cierto que la historia se repita siempre”, aseguró.

Un día después de que el presidente Mauricio Macri anunciara el inicio de negociaciones con el FMI por un eventual respaldo financiero y de inmediato el ministro de Hacienda viajara a Washington, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, salió a despejar “fantasmas” del pasado.

“Para darle tranquilidad a la gente: no es cierto que la historia se repita siempre; no es cierto que estemos condenados a vivir otra vez sucesos pasados”, destacó en una conferencia de prensa.

Tras explicar la necesidad de financiamiento externo para asfaltar el camino del gradualismo hacia el desarrollo, Peña intentó llevar tranquilidad con su mensaje.

“Quiero reiterarle a los argentinos, en estos días en que se despertaron angustias y miedos respecto de si estas situaciones nos van a generar una crisis mayor o si van a volver cuestiones del pasado, o si se va a detener el proceso de cambio pensando que el esfuerzo hecho es en vano, que estamos en el camino correcto”, destacó el jefe de ministros.

Peña recordó que hace poco más de un mes la titular del FMI, Christine Lagarde, visitó Argentina y elogió los avances en transparencia y el rumbo de la gestión de Macri, junto con la elección del gradualismo.

“Hay que ser prudentes con los rumores; vamos a ser muy transparentes con todo lo que se está negociando”, garantizó el jefe de Gabinete.

Al mismo tiempo exhortó a “no pensar que Argentina tiene un crédito ilimitado”, y a “madurar como sociedad” para “no dar señales contradictorias” y asumir que no es posible “gastar más de lo que tenemos”, en referencia al objetivo de reducir el déficit fiscal.

Peña aseguró además el “gradualismo se basa en la confianza” de los argentinos y de los capitales externos y agregó que el país “está en perfectas condiciones para superar esta transición política y económica sin traumas”. 

Consultado por la prensa sobre por qué el Gobierno no convoca a un gran acuerdo con los principales sectores de la oposición, Peña ratificó que el liderazgo es del presidente Macri, y que se están dando tanto discusiones como acuerdos en el Congeso.

Al mismo tiempo consideró “normal” y “hasta sano” que haya disidencias. “No hay gobierno en el mundo que pueda eliminar la conflictividad en una sociedad”, argumentó.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...