Gimnasia le asestó un nuevo golpe a River

Gimnasia ganaba 1-0 con gol de Colazo; Scocco, de tiro libre, había igualado. El partido bajaba el telón en empate, pero el “Lobo” se destapó con un gran tiro lejano de Aleman y el “Millonario” sufrió su quinta derrota en los últimos seis partidos

River se llevaba un punto de La Plata y empujaba en busca de la victoria de la recuperación. Pero, a cambio, recibió otro golpe. Con un gol agónico de Brahian Aleman, a partir de un ajustado remate lejano, Gimnasia y Esgrima La Plata terminó imponiéndose 2-1 y le asestó al “Millonario” si quinta derrota en los últimos seis partidos. Nicolás Colazo había abierto el marcador para el local. Ignacio Scocco, de tiro libre, había conseguido el empate parcial, hasta que Aleman, en tiempo de descuento, selló el resultado del partido, válido por la undécima fecha de la Superliga.

En el contexto de una primera parte discreta, fue el “Lobo” el que intentó un poco más en el comienzo, pero las imprecisiones minaron el desarrollo y no le dieron vuelo al encuentro. Recien sobre el final de la etapa, con un Nicolás de la Cruz adosándole precisión a su verticalidad y con las subidas de los laterales, River consiguió quitarle el gesto adusto a Marcelo Gallardo.

facebook VOCES ESCRITAS

A los 37 minutos, Arias, el interesante arquero de Gimnasia, respondió con una doble tapada ante De la Cruz y Saracchi. Y, a los 44, Casco quedó en posición inmejorable, pero remató mordido y afuera.

(Télam)

Sin embargo, en el inicio de la segunda parte, el “Lobo” avisó que de contra podía lastimar. A los seis minutos, lo confirmó: Casco perdió un balón sensible y el veloz Dibble salió disparado con afán de lastimar. Le amagó un par de veces a Ponzio, único obstáculo, por el volante no le dio espacio para el pase. El atacante uruguayo remató cruzado, Bologna dio un controvertido rebote, y Nicolás Colazo, justo un ex Boca, anotó el 1-0.

Los flashes de la parte complementario devolvieron imágenes del “Millonario” que ya se habían visto en los duelos ante Unión y Newell’s. En uno River ganó, en el otro perdió. Pero, más allá de los resultados, la repetición habla de lecciones no aprendidas. En ataque muestra algunos de los buenos movimientos que lo llevaron a pelear varios frentes durante la era Gallardo. Acciones de elaboración colectiva, con el pase filoso de Gonzalo Martínez, pero sin demasiada profundidad. Y en el fondo… No se trata de una descoordinación permanente, pero sí de momentos de desconcentración que generan jugadas como la del 1-0 o la que se dio a los 26 minutos: apenas un toque y Dibble, otra vez, marchó mano a mano. Pero allí Bologna lo esperó y tapó lo que parecía el 2-0. Y le dio vida a la visita.

(Télam)

River siguió insistiendo. Pinola, con una guapeada, gestó un tiro libre. Y, a los 32 minutos, Ignacio Scocco, con un remate furibundo, puso el 1-1.

Y continuó buscando el conjunto del “Muñeco”. Y parecía con el ímpetu necesario para cortar la mala racha. Pero otra vez el “Lobo” se encontró con campo para avanzar. Y Brahian Aleman volvió a exhibir su brillante pegada para, con un remate lejano y agónico, facturar los tres puntos para su equipo.

(Télam)

Gimnasia, que venía de perder por 2 a 0 en su visita a Belgrano de Córdoba, logró recuperarse y alcanzó la línea de los 13 puntos. El Millonario, por su parte, padeció su quinta caída en los últimos seis partidos. Quedó a 12 unidades de la cima y el próximo sábado tiene una cita que no admite dudas: la final de la Superliga frente a Atlético Tucumán. Y deberá recuperar algunos rasgos de su mejor versión para cerrar el 2017 con un título, un objetivo nada desdeñable en este panorama que poco tiene que ver con el recorrido de la gestión Gallardo.

Comentarios

comentarios