“Gatillo fácil”: Omar Vergara fue condenado a cinco años

El policía acusado por el homicidio del joven Ariel Fuenzalida, fue condenado esta mañana a la pena de cinco años prisión y el pago de una indemnización de $350.000.

En la Cámara Penal de Segunda Nominación, esta mañana se condenó por el delito de “homicidio culposo” al exagente Omar Vergara, quien en el año 2015 en Andalgalá y formando parte de un operativo policial, acabó con la vida del joven Ariel Feunzalida (16), que falleció de un disparo en la cabeza.

Vergara además deberá costear una indemnización de 350.000 pesos y fue inhabilitado por 10 años para formar parte de la fuerza.

En los alegatos, la querella a cargo de Silvia Barrientos, y el fiscal Gustavo Bergesio, habían solicitado la pena perpetua para el acusado, al considerar que el disparo había sido a propósito y no un accidente como él intentaba argumentar, por lo que comprendían que el hecho se encuenadraba en el delito de “homicidio calificado por ser miembro de una fuerza de seguridad”.

Por su parte, la defensa había pedido la absolución, al entender que la muerte de Fuenzalida, se había producido por un disparo que se escapó accidentalmente de la escopeta Ithaca que portaba Vergara.

En su gran mayoría, el relato de testigos y pericias, acompañaron el relato de la defensa. De hecho, desde Gendarmería, que realizó la pericia del arma, se informó que esta tenía un funcionamiento irregular.

Esto fue lo que entendió el tribunal de cámara, Luis Raúl Guillamondegui, Jorge Álvarez Morales y Rodolfo Bustamante, quienes emitieron su fallo de forma unánime.

El hecho

El hecho ocurrió el 16 de diciembre del 2015 alrededor de las 5 de la madrugada cuando un llamado telefónico realizado a la comisaría daba cuenta de un robo en proceso en una casa de la calle Muzzarelli 630, del barrio Florida.

Al llegar al lugar los uniformados, los maleantes -Fuenzalida y Axel Ayosa- se escaparon por los techos y bajaron por el patio de la casa de un policía federal retirado. Un tercero que oficiaba de «campana» se fugó al llegar los uniformados.

Fuenzalida intentó esconderse debajo de un automóvil previo abandonar un equipo de música con parlantes, una garrafa y una botella de champán.

Ayosa fue reducido por un efectivo, en tanto que Vergara había encañonado en la cabeza a Fuenzalida, y en circunstancias que se desconocen, la Ithaka con balas de goma impactó en la cabeza del joven, quien sufrió pérdida de masa encefálica.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...