Prisión en suspenso para el “Violento golpeador” de la docente de Fiambalá

El acusado reconoció la imputación que se le había endilgado y pidió perdón. Contó que tienen dos hijos en común y para él esos niños son muy importantes.

En julio de 2015 en una localidad de Fiambalá, una mujer, que se encontraba en su casa con sus niños pequeños y su pareja, fue víctima de una situación de violencia. De acuerdo con la denuncia, le había pedido a su pareja que dejara de consumir bebidas alcohólicas. El hombre no tomó a bien el pedido y la situación se puso tensa. La mujer intentó refugiarse encerrándose en el baño pero el hombre pateó la puerta, para luego propinarle una paliza con golpes de puño. Dadas las lesiones, estuvo más de seis meses con incapacidad laboral. Además, el hombre la mantuvo cautiva toda la noche contra su voluntad. La mujer pudo escapar; aprovechó que su pareja se durmió. En ese momento, pidió auxilio por una ventana.

Luego de más de tres años, ayer se realizó el debate en la Cámara Penal de Tercera Nominación. Se desarrolló una audiencia unipersonal, presidida por el juez Marcelo Soria. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal de la Quinta Circunscripción Judicial, Jorge Barrios Risatti, y la defensa, a cargo del abogado Guillermo Narváez.

Fuentes consultada indicaron que el acusado reconoció la imputación que se le había endilgado y pidió perdón. Contó que tienen dos hijos en común y para él esos niños son muy importantes. Dado que reconoció la acusación, las partes desistieron de los testigos. En la instancia de alegatos, el fiscal Barrios Risatti pidió una pena de tres años de prisión en suspenso. A su turno, el defensor adhirió al pedido.

El magistrado falló en consecuencia y, al mismo tiempo, estableció pautas de conducta. Aunque se le restringió el acceso con la víctima, dado que tienen hijos en común, solo se permite un contacto mínimo.

El acusado llegó a debate en libertad pero, tras la denuncia en 2015, estuvo un tiempo privado de la libertad. En septiembre de ese año, su abogado efectuó varias presentaciones y su cliente recuperó la libertad por orden del juez de Control de Garantías. Este magistrado había fijado una caución de $15.000 y determinado medidas de restricción.

Durante el transcurso de la causa los vecinos mostraron su apoyo a la mujer y su enojo con el acusado. Esta situación se hizo sentir cuando el propio acusado, al igual que su padre, salieron por los medios de prensa regionales a desmentir y minimizar la situación, llevando el mensaje a la sociedad de que solo fue una “simple discusión”.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...