Enérgico reclamo de Macron por el asesinato del periodista saudí

La muerte del periodista Jamal Khashoggi es uno de los temas que más preocupa a la comunidad internacional, y del que se esperaba que se hable en este G20. El presidente francés le reclamó al príncipe Mohammed bin Salman que participe de la investigación.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, le pidió hoy “enérgicamente” al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, que participe con expertos internacionales en la investigación por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y exigió una solución política para la guerra en Yemen, informó la Presidencia francesa.

Pese al anuncio oficial francés, el encuentro informal de los dos líderes durante el primer día de la cumbre del G20 en Buenos Aires, fue una conversación discreta y en voz baja, grabada por un periodista con su teléfono celular, algo que aparentemente ignoraban Macron y Mohamed bin Salman.

El príncipe heredero saudita, sospechoso de ordenar el asesinato del periodista y escritor disidente Khashoggi y acusado de crímenes de guerra en el conflicto de Yemen, le dijo al mandatario francés que “no se preocupe” y remarcó que es “un hombre de palabra”.

En una de las partes audibles, Macron respondió a las afirmaciones del príncipe heredero: “Me preocupa. Estoy preocupado … ya te lo dije”.

El diario británico The Guardian, apoyado en un experto en leer los labios, reconstruyó las partes casi inaudibles de la grabación.

“Sí, me lo dijiste. Muchas gracias”, replicó el príncipe, a lo que Macron retrucó: “Nunca me escuchas”, sostuvo el diario que dijo Macron.

“No, por supuesto que escucho”, respondió Mohamed bin Salman con una amplia sonrisa al percatarse que estaban siendo filmados, mientras que Macron, con una sonrisa tensa, se giró para darle la espalda al periodista que grababa la charla entre los dos líderes, siempre según el periódico.

“Te lo dije, esto es muy importante para vos”, añadió Macron con gesto adusto, a lo que el saudita, de 33 años, respondió: “Está bien. Puedo lidiar con eso”, según reprodujo el diario británico.

Francia, Estados Unidos y Canadá impusieron sanciones contra 17 sauditas presuntamente involucrados en el crimen de Khashoggi, pero nunca involucraron al príncipe heredero, Mohamed bin Salman, el gobernante de hecho del reino.

En cambio, Alemania, Noruega y Dinamarca decidieron una sanción más fuerte y suspendieron el suministro de armas a la monarquía del Golfo Pérsico.

El 2 de octubre, Khashoggi ingresó en el consulado saudita en Estambul para hacer un trámite y nunca más lo vieron.

Rápidamente, el incidente levantó sospechas a nivel internacional y países como Turquía y Estados Unidos comenzaron a presionar al reino saudita para que explicara qué sucedió. Al día de hoy, Riad sólo reconoció que el periodista fue asesinado dentro del consulado, pero no explicó de manera acabada qué pasó con su cuerpo.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...