“El país se merece que alguna vez aprendamos de nuestros propios errores”

En un claro mensaje de unidad, el presidente saliente de la Cámara de Diputados reivindicó la herramienta de la política, remarcó que «la grieta no es el camino» y alertó que la unidad nacional exige un profundo pluralismo.

El presidente saliente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, consideró que “la grieta no es el camino. Dividir a los argentinos, exacerbar diferencias, caer en reduccionismos de blanco o negro y apostar a los antagonismos no conduce a una Argentina previsible y constructiva, sino todo lo contrario: nos empuja hacia un mayor estancamiento”.

En una columna de opinión que publicó el diario La Nación, el legislador destacó que “la delicada situación que atraviesa hoy la Argentina nos impone más que nunca el desafío de encontrar puntos de acuerdo”.

Monzó llamó a los dirigentes a “hacernos cargo”, a la vez que pidió «una profunda reflexión que ponga en revisión nuestras acciones, creencias y actitudes porque acá no está en juego la suerte de un sector político, mucho menos de sus dirigentes. Está en juego la Argentina”.

Para el titular de la Cámara Baja, cercano a dejar su cargo, los tiempos que corren invitan a “cultivar la artesanía del diálogo, de los vínculos, del entendimiento con el otro, de la cercanía genuina con el ciudadano es una de nuestras obligaciones”.

“La apertura y la amplitud son valores esenciales para tejer la unidad nacional. Entre otros desafíos, esos valores obligan a combatir un virus que mucho daño ha hecho a diferentes gobiernos: el de la obsecuencia. Es un virus que infecta a la política y que lleva a muchos dirigentes a trabajar ‘por el jefe’ en lugar de hacerlo por la gente”, dijo el oriundo de Carlos Tejedor.

Según su visión, “la unidad nacional exige un profundo pluralismo. Exige ensamblar verdaderos equipos transversales y exige, fundamentalmente, proyectar el futuro a través de políticas de Estado”.

“El país se merece que alguna vez aprendamos de nuestros propios errores. Y que seamos capaces de concebir un gran pacto por el futuro, quizás inspirado en aquel modelo histórico de la Moncloa. Cada recambio institucional abre otra oportunidad. Ojalá entendamos que está en juego el destino no de unos o de otros, sino del conjunto de los que habitamos esta nación”, concluyó Monzó.

Parlamento.com

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...