Dónde están los bienes que ya no declara la vicepresidenta

La ex presidenta declaró un patrimonio de poco más de $3 millones y no tiene bienes registrables a su nombre. Cuál fue el movimiento que hizo la familia que «empobreció» contablemente a Cristina Fernández.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner declaró un patrimonio de poco más de $3 millones y parece una cifra exigua comparada con los bienes que tenía cuando era presidenta. La diferencia está en un hecho tramitado de manera ordinaria: la transferencia de bienes a sus herederos.

Lo que ocurrió fue un sino un pasaje de propiedades y mientras Cristina se «emprobrecía», sus hijos se volvían multimillonarios. Así quedó registrado también oficialmente en la declaración patrimonial de Máximo Kirchner, quien al ser legislador nacional  debe hacer públicos su DDJJ. En su caso hay una palabra repetitiva: herencia.

Si en la política la «herencia recibida» es muletilla para justificar problemas, en el caso del patrimonio lo es para justificar bonanza. En 2011 Máximo heredó el 25% por el fallecimiento de Néstor Kirchner y en 2016 le sumó otro 25% más de la fortuna familiar por la herencia de Cristina Fernández, que hizo una transferencia anticipada a él y a Florencia.

La familia Kirchner – Fernández hizo su fortuna con varios negocios. El principal fue el inmobiliario, surgido a principios de la década de los ’80 con la compra de inmuebles que estaban en litigio por deudas. Luego se expandieron y entraron en otros rubros que ahora forman parte de causas judiciales. Se trata del negocio hotelero a través de las sociedades Los Sauces y  Hotesur y de los supuestos vínculos con empresarios amigos de la obra pública, como Lázaro Báez.

 

En su última declaración de bienes de Máximo Kirchner  tasa su fortuna en $144 millones. Todo con la subvaluación de inmuebles que se hace al tasarlos con el valor fiscal y no real. La mayoría de esos bienes fueron heredados. Primero de Néstor y luego de Cristina. Pero Máximo no solamente recibió bienes registrables, sino dinero en efectivo. Así, por ejemplo, declara tener 2.332.000 dólares que no están bancarizados, pues en  su DDJJ figura en el rubro «otros» y no como depósito bancario. Sí declara dinero en efectivo bancarizado por varios millones y que también recibió como herencia: una caja de ahorro por 4.055.889 pesos y otra por 516.072 dólares.

El día clave en la historia reciente de la familia es el 2 de junio de 2011. Ese día se incorporaron al patrimonio de Máximo los bienes inmuebles heredados. Pero en realidad la otra fecha clave es 2016, cuando Cristina le transfirió a sus hijos la mitad de la herencia de Néstor. Máximo tenía el 25% de los bienes y pasó a tener el 50%. 

 

El «empobrecimiento» contable de Cristina se entiende así: la transferencia de bienes a sus hijos, mientras es investigada por la justicia. La Vicepresidenta se desprendió de todos sus bienes registrables y solo le quedó una caja de ahorro por $680 mil.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...