Despidos en ANSES: El oportunismo político del ‘grillo’ Ávila

El jueves pasado, en la asamblea de la ANSES local, los mismos afectados le transmitieron un mensaje contundente: no te metas en nuestra lucha.

La tentación demagógica fue mayor que el declamado apoyo a los intereses de los trabajadores. La ocasión era inmejorable: la principal jornada de protesta de los empleados de la UDAI local de ANSES, el jueves, en coincidencia con una medida nacional de los gremios del sector, en repudio a los despidos en el organismo. En el caso de Catamarca, los afectados son cuatro, entre ellos un ex funcionario provincial de la gestión Corpacci, Gustavo Aguirre. Los trabajadores habían organizado una mañana cargada de simbolismo, con ropa negra y una suelta de globos del mismo color en alusión al luto que representa para ellos la medida de ajuste en ANSES, y estimaban que la participación de los empleados sería plena, lo que finalmente no ocurrió. La causa fue la presencia del diputado provincial Hugo Ávila, único representante legislativo del Frente de Unidad Ciudadana, que en el orden nacional tiene como máximo referente a la ex presidenta y actual senadora Cristina Kirchner. Ávila, además, había concurrido al organismo junto con otros dirigentes del sector –identificados con remeras con el logo partidario- y contaba como “anfitriona” a Norma Toledo, delegada de SECASFPI, uno de los cuatro gremios estatales con afiliados en ANSES, y ex candidata de Unidad Ciudadana.

El banquete estaba servido para Ávila: una protesta contra el ajuste macrista, que contaba con el apoyo de jubilados y que le aseguraba una alta exposición pública. Pero lejos de darles una mano a los empleados en conflicto, les terminó generando una incomodidad difícil de resolver. De hecho, al término del reclamo, los trabajadores y los gremialistas fueron recibidos por el jefe de la UDAI, Fernando Capdevila, quien aprovechó la injerencia kirchnerista para reprocharles la politización de la protesta, una situación que le vino como anillo al dedo para no dar explicaciones de la medida ni respuestas concretas a los empleados que piden la reincorporación de los despedidos. Si bien todos responsabilizaron a Toledo por la presencia de Ávila y compañía, la sindicalista dijo que ella no lo había invitado y que no podía hacerse cargo de tal intrusión. Incluso buena parte de los empleados decidieron no ser parte de la protesta callejera para no mezclarse con los kirchneristas.

Fue por esa razón que unas horas después, los delegados de APOPS, ATE, SECASFPI y UPCN distribuyeron un comunicado de prensa en el que aclararon que su lucha “no tiene ningún fin político”, que el objetivo no es otro que “reincorporación inmediata de los compañeros cesanteados y preservar nuestra fuente laboral e integridad de ANSES”, y, finalmente, que no permitirán “que se mezclen cuestiones políticas foráneas con nuestro verdadero objetivo”. De modo tal que si el diputado “Grillo” Ávila supuso en algún momento que su apoyo activo a la medida de los empleados del organismo les serviría de algo, el efecto fue exactamente el contrario. No hizo más que entorpecer el diálogo entre las partes y darle un argumento a Capdevila para descalificar el reclamo y seguir dilatando la cuestión de fondo. La táctica de infiltrarse en manifestaciones ajenas es una constante de los sectores K. Sucedió hace poco en las protestas frente al Congreso de la Nación en contra de la reforma previsional, cuando grupos de exaltados manifestantes enfrentaron a las fuerzas de seguridad con el fin de “voltear” la sesión en la Cámara de Diputados. Pero el jueves pasado, en la asamblea de la ANSES local, los mismos afectados le transmitieron un mensaje contundente: no te metas en nuestra lucha.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...