Cristina Kirchner presentó su libro y no despejó las dudas sobre su candidatura

«Va a ser necesario un contrato social de todos los argentinos», dijo la ex presidente en la Feria del Libro

A las 19.50 Cristina Kirchner llegó a La Rural. A las 19.51 la pantalla dentro de la Sala Borges mostró imágenes de los militantes que esperaban en el patio del predio y sobre la Avenida Sarmiento, muchos debajo de sus paraguas o con improvisados pilotos. Todavía llovía y hasta en el interior del salón se escuchaban los truenos. A las 19.53 la pantalla mostró imágenes del libro ‘Sinceramente’ en la imprenta y a las 19.57 entró al escenario la ex presidenta de la Nación. La puntualidad no solía ser un atributo de su gestión ni de sus funcionarios pero tal vez por el contexto o tal vez por el mensaje que quiso dar, Cristina Fernández de Kirchner esta vez se mostró extremadamente correcta, amable, comprensiva, relajada y por momentos seductora. No hubo retos, pidió comprensión para los que piensan distinto al kirchnerismo y acalló incipientes silbidos contra los empresarios argentinos. Sonó natural y hasta más suave de lo habitual en sus reproches a los empresarios argentinos.

En la primera fila asentía Alberto Fernández sentado junto a tres Abuelas de Plaza de Mayo (Estela Carlotto, Rosa Roisinblit y Buscarita Roa) y el actor Pablo Echarri (uno de los que más selfies se sacó). Al ex jefe de gabinete se lo vio sonriendo todo el tiempo, relajado y satisfecho con lo que escuchó, arquitecto del regreso al kirchnerismo de otros y del suyo propio después de haber roto y compartido el Frente Renovador con Sergio Massa y de haber sido jefe de la campaña de Florencio Randazzo dos años atrás, cuando el ex ministro del Interior enfrentó a su ex jefa política.

De los pocos elegidos para ser mencionados en el discurso Alberto Fernández fue el primero. Él, dijo ella, fue quien le dio la idea de escribir el libro que presentó, «angustiado por las cosas que decían de mí, de Néstor y de nuestros hijos». El agradecimiento público a Fernández fue un gesto mayúsculo: porque él estuvo en la vereda contraria y por la generosidad con la que habló sobre alguien a quien ella misma alejó del lado de Néstor Kirchner que lo sentía un gran amigo. Es el artífice hoy de una nueva construcción política y de los cambios de humor de la ex presidenta.

A diferencia de tantos otros discursos, el timbre de Cristina no irritó y aunque evitó referencias electorales se paró en el centro de la escena al responderle, sin nombrarlo, al presidente Mauricio Macri y su propuesta de diez puntos de consenso. Como ex jefa de Estado y líder de su espacio redobló la apuesta y pidió un contrato social. Citó (¿y se comparó?) a Juan Domingo Perón.

Durante las más de dos horas de espera (apenas pasadas las 17 empezaron a llegar los primeros de los mil invitados al evento) hubo charlas informales y saludos entre los que siempre estuvieron, los expulsados, los que se fueron y los que están de regreso otra vez. «¡La pucha, ahora todos son hiperkirchneristas!» ironizaba un dirigente que esperó a los suyos en uno de los ingresos de la avenida Sarmiento y bajo la lluvia sacaba de un sobre de papel madera la pulseras celestes para que pudieran entrar. «Resulta que ahora todos quieren estar adentro y nosotros parecemos menos kirchneristas», bromeó con un dejo de rencor.

«Es que algo está pasando en la sociedad», le dijo Leopoldo Moreau, ex radical al explicar el nuevo frente electoral que se está conformando y algunos de cuyos protagonistas veía sentados en la sala más grande del predio ferial. Difícil de imaginar hace un par de años: detrás de Aníbal Fernández, el ex candidato a gobernador que eligió CFK para el 2015, entró Julián Domínguez, aquel adversario derrotado en las PASO por poco. Domínguez volvió a hablar con Cristina Kirchner cuando advirtió que la división Cristina-Randazzo llevaría a una segura derrota del peronismo en 2017. Llegó entre los últimos y escuchó el discurso de pie a un costado.

Varios se reían antes de que el acto comenzara o repetían la misma pregunta: «¿Hoy se va a lanzar?». Pero quien conoce y conversa bastante seguido con la ex Jefa de Estado descartó cualquier referencia al respecto. «No por especulación, realmente ella va viendo cómo está la sociedad, este país es muy cambiante, pasan muchas cosas», analizó.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...