Catamarca sumó a otro sacerdote en la lista de los acusados

Recientemente se sumó el padre Moisés Pachado. Su caso se dio a conocer a través de las redes sociales y días después una joven mujer lo denunció penalmente en la Tercera Circunscripción Judicial, en Belén

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, salió a recorrer el interior del país con la mira puesta en las elecciones de 2019 y afirmó que el armado que integra junto a gobernadores y legisladores peronistas es “la primera alternativa que tienen los argentinos” para “cambiar el camino equivocado que eligió este Gobierno”.

Renato Rasguido y Juan de Dios Gutiérrez son dos sacerdotes catamarqueños imputados por “abuso sexual”; el año pasado, integraban la lista de deshonor de los 62 curas denunciados por este delito en Argentina. Recientemente se sumó el padre Moisés Pachado. Su caso se dio a conocer a través de las redes sociales y días después una joven mujer lo denunció penalmente en la Tercera Circunscripción Judicial, en Belén, donde habrían ocurrido los ultrajes. La joven había expresado que el sacerdote, un allegado a la familia, la había abusado cuando ella era niña.

El primer caso se dio a conocer en marzo de 2014 en Andalgalá. La madre de un joven que colaboraba en la iglesia de aquella comunidad denunció al padre Renato Rasguido. Luego de un largo camino, en junio último el Juzgado de Control de Garantías de Andalgalá, a cargo de la jueza en comisión Karina Naame, había resuelto confirmar la elevación a juicio solicitada por el fiscal Alejandro Scidá, quien concluyó la investigación imputando a Rasguido por los delitos de “abuso sexual simple agravado en concurso ideal con corrupción de menores” y “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con corrupción”. Sin embargo, la defensa otra vez casó ese dictamen. El expediente se encuentra en la Cámara de Apelaciones, quien debe resolver.

Vale recordar que es la segunda vez que el expediente llega al Tribunal de Alzada. El 11 de abril de 2017 se había resuelto declarar la nulidad de la causa y ordenaron que el sacerdote fuera indagado nuevamente. Pese a que en la resolución se solicitaba que sea enviada de manera “urgente” la causa a juicio, recién en febrero pasado se firmó el pedido de citación a juicio.

En septiembre de 2015 en Belén, una madre denunció que su hija de 16 años fue abusada. El padre Juan de Dios Gutiérrez fue el acusado. En noviembre último, la Cámara de Apelaciones resolvió que la causa finalmente fuera elevada a juicio. Los informes psicológicos y psiquiátricos, tanto del acusado como de la víctima, fueron claves para este Tribunal.

De acuerdo con las pericias, se destacó que “…llama la atención la falta de angustia y predominan rasgos obsesivos y un nivel de ansiedad paranoide” en el sacerdote. En tanto recuerda que de la pericia psiquiátrica surge que el acusado muestra “al momento de la evaluación rasgos de personalidad narcisista y de tipo psicopática”. Además, se destacó que en la “investigación se han recabado distintos elementos probatorios que, valorados en su conjunto, permiten llegar a la conclusión que el acusado manipuló a la víctima al punto tal de anular o destruir la subjetividad, tal cual lo señala correctamente el Magistrado de Control, lo que motivó su no posibilidad de consentir libremente la acción”.

Hace 10 días en la Fiscalía de Belén se concretó la denuncia penal contra el cura Moisés Pachado. La denunciante, una joven oriunda del departamento homónimo, también se constituyó como querellante en la causa. Previamente, en el marco del “efecto Thelma” había denunciado en la red social de Facebook lo vivido cuando era una niña.

Según un informe de 2017, el entramado del abuso, el silencio y de la protección se repite en muchos de los 62 casos denunciados en la Argentina desde 2002 (hasta el año pasado), luego de que estallara el escándalo del padre Julio César Grassi. No se trató de un hecho aislado; por año hubo cuatro denuncias nuevas.

Elancasti

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...