Boca derrotó 2-0 a Chivas en un nuevo amistoso de pretemporada

Boca fue mucho más que Chivas, le ganó 2-0 en Seattle y mostró algunas cosas interesantes, como el muy buen debut como titular de Alexis Mac Allister. Benedetto volvió al gol y Alfaro se fue feliz. El miércoles que viene, en Tijuana, la última prueba antes de Paranaense.

Para Boca no existen amistosos. Por historia, por jerarquía, por trascendencia internacional, siempre está obligado a hacer buenos partidos. Y a ganarlos, claro. Y el equipo de Gustavo Alfaro cumplió con esas dos premisas en su segunda prueba de la pretemporada. Fue más mucho que Chivas de Guadalajara, le metió dos goles y pudo haberlo goleado si hubiese estado un poquito más fino en la definición.

Cuando se enchufó, Boca fue mucho para los mexicanos. Manejó más y mejor la pelota, tuvo varios jugadores en buen nivel (Mac Allister, Zárate, Weigandt, algo de Pavón) y Andrada casi no tuvo que intervenir para conservar su arco en cero. En líneas generales, el Xeneize redondeó un buen partido y se despidió de Estados Unidos con dos triunfos en el bolso (el miércoles había vencido 2-1 al América).

Desde el arranque mismo del partido quedó a la vista la enorme diferencia de categoría que existía entre los dos. Los primeros minutos no sólo se jugaron en campo de Chivas, sino dentro de su área. Primero lo tuvo Zárate con un remate fuerte desde la puerta del área chica y luego Pavón reventó el travesaño tras una maniobra a lo Mauro: recorte de izquierda a derecha y remate cruzado al segundo palo. No tuvo suerte.

Chivas pudo salir de ese asedio, pero Boca lo controló siempre. Y de a poquito fue sumando cada vez más gente en ataque, a punto de tal de atacar la mayoría de las veces con los dos laterales en campo contrario: Weigandt por un lado (el más activo) y Mas por el otro. Así, el conjunto de Lechuga se hizo dueño del partido y comenzó a justificar en la red la superioridad en el juego. Mac Allister, el mejor, abrió la cuenta con un remate desde 40 metros que hizo una extraña comba en su trayectoria y dejó parado al arquero Rodríguez. Y al rato Benedetto, que había desperdiciado dos chances claras, se sacó la mufa y puso el 2-0.

Eso sí, a la hora de defender, Boca mostró otra cara y por eso a Alfaro se lo notó bastante preocupado al borde del campo de juego. Las veces que Chivas cruzó la mitad de la cancha, que no fueron muchas, al equipo se lo notó desarticulado atrás, con serios problemas en el retroceso. Pavón y Mac Allister no colaboraban y entre Campuzano (el 5 más retrasado) y Almendra no llegaban a contener los embates rivales. El conjunto de Boy explotó bastante esa zona y así logró aproximarse con cierto peligro, sobre todo en el primer tiempo.

El segundo fue más parejo. Boca, algo cansado, ya no atacó tanto, dividió la tenencia y se plantó de contra. Los cambios desvirtuaron un poco el trámite. Alfaro tiró a la cancha a Capaldo, Carlitos, Bebelo, Villa y, en el cierre, el pibe Ramos Mingo. El miércoles 10, el Xeneize cerrará la gira contra Xolos en Tijuana. Y el 24/7 visitará a Athletico Paranaense por la ida de los octavos de final de la Copa. La base está, pero habrá que seguir mejorando.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...