Así lucieron las primeras damas en el encuentro en Villa Ocampo

Las cónyuges de los líderes del G20 mostraron una diversidad de estilos.

Una verdadera alfombra roja se formó tras la llegada de las cónyuges de los líderes del G20 en Villa Ocampo. El escenario fue digno de retratar con tanta belleza y diversidad en la antigua vivienda de la escritora ubicada en la zona norte bonaerense.

En este encuentro, la primera dama de Argentina, Juliana Awada, almorzó hoy con 12 mujeres. Las mismas conversaron durante el encuentro sobre temas vinculados a la igualdad de género antes de tomarse la foto de familia en la residencia ubicada en la localidad de Beccar, donde funciona el Observatorio de la Unesco.

Luego, el cuartero de cuerdas “La rueda de la Luna”, integrado por mujeres, sonó de fondo mientras llegaban las acompañantes de los mandatarios y se acomodaban en un living al ingreso de la casona. La última en franquear la puerta fue Melania Trump, la esposa de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.

Awada les dio la bienvenida a las mujeres, algunas junto a sus intérpretes, y destacó las características de Victoria Ocampo como impulsora de la igualdad de género.

Antes de sentarse a la mesa, el reconocido chef Francis Mallmann explicó qué había preparado para el almuerzo: humita del norte, ensalada de centollas fueguinas, merluza, y de postre flan y panqueques con dulce de leche, todo regado con vino. El grupo de mujeres lo integraron Brigitte Macron, la esposa del mandatario francés, Emmanuel Macron; la primera dama china Peng Liyuan; la de Canadá, Sophie Grégoire Trudeau; la de Japón, Akie Abe; Mufidah Jusuf Kalla (Indonesia); Kim Jung-sook (Corea del Sur); Emine Erdogan (Turquía) y Ho Ching (Singapur), además de Melania.

Estuvieron presentes también Malgorzata Tusk (Consejo Europeo); María Gabriela Sigala (Banco Interamericano de Desarrollo) y Diana Carney (Consejo de Estabilidad Financiera).

La imponente mansión en Beccar supo ser refugio de la intelectualidad y las vanguardias literarias durante el siglo XX de la mano de Victoria Ocampo, quien antes de morir la donó a la Unesco.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...