Angelina asegura que su mujer se suicidó y que él nunca se fugó

El cuerpo de Luciana fue encontrado el día 3 de enero, pero la autopsia determinó que la muerte databa de al menos 24 horas atrás y que era posible suicidio.

Pablo Angelina habló ayer desde Brasil sobre la muerte de su esposa, Luciana Farías, y aseguró que ella se suicidó. El ex convicto se defendió y dijo que él estaba trabajando y que no podía estar cuidando a una chica de 27 años todo el tiempo y resaltó que ambos se amaban. Ante las diferentes versiones que hubo acerca de las circunstancias de la muerte de la joven, él mostró en su cuenta de Facebook imágenes del certificado de defunción en donde consta que la causa sería «constricción del cuello por colgamiento”. También dijo que él no le compraba droga sino que ella «le robó dinero y compró”.

Según el cónsul honorario argentino en Brasil, Alejandro Suárez Hurtado, el cuerpo de Luciana fue encontrado el día 3 de enero, pero la autopsia determinó que la muerte databa de al menos 24 horas atrás y que era posible suicidio.

Angelina, tras conocer las diferentes versiones de la muerte de su esposa, publicó en su cuenta de Facebook imágenes del certificado de defunción. «No quería publicar esto por la memoria de Luciana. Yo avisé a su madre, ellos saben muy bien por qué tomo la decisión (…) No estoy fugado, estuve siempre a disposición de la justicia”, señala.

En tanto, trascendieron cuatro audios en los que él se comunica con uno de los amigos de Luciana y trata de explicarle la situación. En ellos señala que la joven dejó cartas antes de tomar la drástica decisión, que él estaba trabajando y que no podía andarla cuidando y que aunque la madre lo ataque pensando que él le compraba drogas, ella le había robado dinero para hacerlo, «no hay que juzgarla”, señaló. También contó que estuvo detenido, sobre todo por sus antecedentes, y que se le hicieron todas las pericias correspondientes.

Aseguró que no volvería y que le haría llegar una carpeta a la familia. No obstante, dijo que como marido legal de la joven él determinó que su cuerpo fuera enterrado en Buzios, situación que no se condice con las versiones dadas por la familia de la joven, que asegura que desde la Cancillería le dijeron que el cuerpo aún estaba en la morgue.

A cada frase, Angelina pedía que recen por el alma de Luciana y por las acusaciones contra él; aseguró que su conciencia estaba en paz y solo la juzgaría Dios y que el alma de la joven lo ayudaría desde el cielo. «Que hablen lo que quieran lo que interesa es lo que determinó la justicia”.

En el último post de la Luciana de su Facebook, el 28 de diciembre, ella festeja haber cumplido tres meses de casados. La respuesta de Angelina fue escrita el 1 de enero y le dice «Pero cuida la relación, ya que cansas hasta el más paciente”.

«Yo fui bueno con ella”

Ayer se conocieron tres mensajes de voz que fueron enviados por Pablo Angelina a una amiga de su esposa, Luciana Farías. En los mensajes se despega de las acusaciones y se pone a disposición de la familia de su mujer.

La transcripción de los audios es la siguiente:

  • «Se suicidó, se ahorcó. La madre me está atacando que yo le compraba droga, pero ella me robó y compró. No hay que juzgarla. No pensé nunca que tomara una decisión así. Hay médicos especialistas, peritos que comprobaron. Imagínate yo con antecedentes. Me dieron la libertad porque ella se mató”.
  • «Yo no estoy para demostrar nada. Me duele que digas que soy un hijo de puta. Luciana me amaba y yo la amaba. Solo Dios sabe lo que la llevó a tomar esa decisión. Yo fui muy bueno con ella y lo seré siempre. Ahora me están reclamando qué estaba haciendo. Yo estaba trabajado. Así como yo la dejaba con vos y me iba a la habitación. Ella tiene 27 años. No puedo estar atrás de ella. Mi conciencia ante Dios está muy bien. Yo sé que ella me ayudará a que todo se aclare. Dejó cartas. Yo vengo hace 4 días muy mal”.
  • «Router es un cachorro ovejero alemán que era como nuestro hijo, que la adoraba a ella”.
  • «La Justicia argentina no puede intervenir. Ya me hicieron todas las pruebas. Éramos re-felices. A mí me tomaron el celular y tomaron el celular de ella. Yo le voy a hacer llegar una carpeta a la familia. Transmitirle. Si me lo piden les voy a dar todo. Les puedo dar hasta mi vida, no me interesa. Para qué seguir viviendo con el amor que yo le tenía, a vos te constaSigo viviendo porque hay un cachorrito que ella me pidió en la carta que lo cuide”.
Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...