Aerolíneas Argentinas suspende a 8.000 empleados por dos meses

Por la crisis la empresa se encuentra, además, negociando el recorte salarial para los empleados suspendidos.

Alrededor de 8.000 empleados de la planta de Aerolíneas Argentinas serán suspendidos durante los meses de junio y julio y sufrirán un recorte salarial que se está negociando con los gremios.

La línea de bandera, que actualmente conduce Pablo Ceriani, tomó está decisión a partir de la situación de falta de vuelos por pandemia. No serán suspendidos los que se encuentren trabajando pese a la cuarentena, como los que participan en vuelos especiales o home office, así como tampoco aquellos que integran los grupos de riesgo que ya habían sido licenciados antes del comienzo de la cuarentena.

«Ante el cese prácticamente total de las actividades desde hace más de dos meses, hemos tomado la decisión de entablar las negociaciones en el marco del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, a fin de proceder a la suspensión temporal de parte de los trabajadores del grupo empresario» es parte del comunicado que están recibiendo los empleados.

La situación de las aerolíneas a nivel global es grave y según Standard & Poor’s (S&P) Global Ratings se estima que el volumen de pasajeros retornará a los niveles previos a la pandemia en 2023 y que durante el resto de este año disminuirá un 55 %.

“Los viajes aéreos se reanudarán en un futuro cuando la industria haya abordado de forma significativa las preocupaciones actuales sobre la salud y seguridad y la confianza del consumidor repunte, respaldada por tasas de crecimiento históricas constantes en el tráfico aéreo de entre un 4% y un 5% anual. Una adopción más generalizada del teletrabajo y de las reuniones virtuales podría tener un impacto duradero en los viajes de negocios, que ha sido el segmento de pasajeros más lucrativo para las aerolíneas”, dijeron los analistas.

“Los aeropuertos se enfrentarán a una mayor exposición al riesgo por el volumen y a una presión sobre sus ingresos aeronáuticos, que generalmente representan más del 50% de los ingresos totales. Los ingresos minoristas, cuya cuota ha aumentado en los últimos años al 45% -50% de las distintas fuentes de ingresos en la mayoría de los aeropuertos, probablemente sufrirán un mayor impacto que los ingresos aeronáuticos”, dijo S&P.

Puede interesarte también
Comentarios
Cargando...